Acaba sin avances la reunión sobre la gestión de los comedores

Representantes de Educación y de la Fanpa volverán a sentarse a finales de mes


pontevedra / la voz

«Seguimos donde estábamos». Es la conclusión de la Federación de Asociacións de Nais e Pais de Alumnos de Centros Públicos da Provincia de Pontevedra (Fanpa) tras la reunión mantenida ayer, durante dos horas, con representantes de la Xefatura Territorial de Educación en Pontevedra. El encuentro tenía como objetivo abrir una vía de diálogo sobre quién va a asumir los gastos derivados de la aplicación del Protocolo para a adaptación dos centros de ensino non universitario á situación derivada da covid-19. Un documento elaborado por las consellerías de Educación y Sanidade que fija una distancia de separación de metro y medio para los usuarios del comedor escolar. Una condición que, tanto la Fanpa como Foanpas, la federación de Vigo, consideran que hace inviable seguir prestando el servicio de comedor y aulas de madrugadores el curso que viene.

La reunión tuvo lugar en el edificio administrativo de la Xunta en Pontevedra y por parte de Educación asistieron el jefe territorial, César Pérez, el director xeral de Centros, José Manuel Pinal, el jefe de servicios complementarios, un arquitecto y un inspector. La consellería remitió un comunicado tras el encuentro y no hizo más valoraciones.

Según la versión del departamento autonómico, acordaron volver a reunirse antes del inicio del curso 2020/2021 para abordar las «necesidades reais» de los comedores escolares en Pontevedra. En la reunión se acordó que la federación abrirá el próximo 10 de agosto el plazo para la inscripción en los comedores para, una vez conocidos los comensales que usarán el servicio, «realizar unha nova xuntanza na que analizar as necesidades e as respostas que garantan a prestación do servizo con seguridade». Ese segundo encuentro tendrá lugar a finales de agosto o principios de septiembre. Y servirá también para clarificar, según Educación, todas las dudas que puedan tener las ANPA en la aplicación del protocolo para la adaptación de los centros de enseñanza derivada del covid-19.

La Xefatura Territorial de Educación recorrió en los últimos días los colegios para conocer las posibilidades de organización de los comedores escolares en cada caso. El departamento de la Xunta quiso agradecer la «total colaboración» de los equipos directivos de los centros para garantizar la continuidad en la prestación de este servicio educativo complementario, «fundamental para as familias».

Aclaración del protocolo

Por su parte, el presidente de la Fanpa, Rogelio Carballo, hizo hincapié en que la clave del conflicto de los comedores es cómo se va a interpretar el protocolo. «La situación sigue igual y el servicio de comedores sigue suspendido en Pontevedra», dijo. La principal demanda de la Fanpa es que, si no se modifica el protocolo, sea la consellería quien asuma todos los gastos derivados de su aplicación, lo que implicaría obras en los comedores de los colegios y más personal. «La Xefatura lo va a trasladar a la consellería. Todo queda pendiente de la aclaración del protocolo, de si van a mantener los grupos de aislamiento de las aulas en los comedores o no», subrayó el presidente de la federación. La próxima reunión será, dijo, «cuando nos convoquen», pero no antes de finales de agostos, según la Administración. Un escenario que deja unos plazos muy apretados, algo a lo que los padres de alumnos dicen estar acostumbrados. La coordinación con los centros será fundamental, sea cual sea el resultado. A la reunión de este miércoles con la Fanpa en Pontevedra seguirá otra hoy de Educación con Foanpas, la federación de Vigo, que mantiene la misma postura.

Las tres condiciones que reclaman las federaciones de padres de alumnos

En Pontevedra la Fanpa gestiona directamente, con el apoyo económico de un convenio con el Concello, los comedores escolares y las aulas de madrugadores en 18 colegios públicos del municipio. Con datos globales de otros cursos, unos 1.100 niños usan el comedor, y 400 el plan Madruga. De momento, la Fanpa mantiene que no gestionará estos servicios, fundamentales para la conciliación de las familias, el próximo curso.

¿Qué es lo que piden las federaciones de padres de alumnos de Pontevedra y Vigo, que dan servicio a más de 3.500 usuarios en la provincia? Lo dejaron claro por escrito en un comunicado que el 31 de julio remitieron a la Consellería de Educación.

Las condiciones para seguir prestando el servicio son tres. La atención a la totalidad de los usuarios, manteniendo las medidas establecidas en el protocolo covid. Eso implicaría más espacios de comedor, más turnos y un aumento de monitores y cuidadores, además de más desinfección de los espacios. La segunda condición es que la consellería asuma, mientras el protocolo esté en vigor, todos los costes económicos derivados de ese incremento de personal y de medios materiales.

El tercer requisito es un compromiso de colaboración por parte de Educación para «asumir cantas actuacións sexan necesarias segundo a evolución da situación derivada da covid-19».

Las federaciones de Pontevedra y Vigo entienden que la reducción de plazas que comporta el protocolo es de tal magnitud que afecta gravemente a la universalidad del servicio. La razón de ser, recalcan, es facilitar la conciliación familiar y laboral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Acaba sin avances la reunión sobre la gestión de los comedores