O Mulo vuelve a sentarse en el banquillo, esta vez acusado de blanqueo

El fiscal dirige también sus acusaciones contra Enrique Martínez, Pimpo


Pontevedra / La voz

Dos históricos del narcotráfico de las Rías Baixas, Rafael Bugallo, O Mulo, y Enrique Martínez, Pimpo, se sentarán esta semana en el banquillo de la Audiencia de Pontevedra acusados de blanqueo de capitales. Ambos no estarán solos, sino que también les acompañaran otras nueve personas entre familiares y conocidos.

El fiscal tiene claro que todos ellos, «de común acuerdo y con la intención de invertir el dinero obtenido por sus actividades relacionadas con el narcotráfico y aprovechar el dinero obtenido con el mismo, procedieron a realizar diversos gastos e inversiones».

En el caso de Rafael Bugallo, su exmujer y sus dos hijos, la acusación alude a la «adquisición de objetos, vehículos e inversiones» en los que se ocultó el origen ilícito del dinero. Así, se recoge la compra de vehículos y numerosas fincas en Cambados y Sanxenxo, pero también inversiones financieras y adquisiciones de viviendas.

En cuanto a Enrique Martínez se alude primordialmente a uno de sus hijos, O. M. R., quien, «de común acuerdo con su pareja y con el resto de miembros de la unidad familiar», realizó una serie de gastos que no concuerdan con los ingresos reales. Entre otros bienes, la acusación alude a la adquisición de varios vehículos y una moto acuático.

En el caso de su compañera sentimental, el fiscal sostiene que fue abonando las mensualidades de la hipoteca de un piso con garaje con dinero procedente de la droga, así como, supuestamente, habría sufragado la compra de un Volkswagen Beattle y abonado las obras en una finca de Vilanova.

En todo caso, el fiscal considera que, tanto Pimpo, como su exmujer -hermana de la también exesposa de O Mulo- y las otras dos hijas del matrimonio emplearon, según siempre el fiscal del caso, el dinero del narcotráfico para comprar pisos en Pontevedra, realizar reformas en una vivienda de Vilanova o comprar fincas.

Uno de los aspectos que saca a la luz la Fiscalía provincial es el hecho de que una de las hijas habría sido utilizada durante su minoría de edad como testaferro. De este modo, aparece como titular de una vivienda en Pontevedra y de dos coches.

El listado de encausados se completa con una hermana de Enrique Martínez, a quien se le atribuye la compra de un ático en Cambados, fincas y un coche.

A la vista de tales hechos, el fiscal solicita para Enrique Martínez, su exmujer, sus tres hijos y la novia del único varón un total de cinco años de prisión y multa de dos millones de euros. En el caso de su hermana, rebaja estas pretensiones a los tres años y multa de 230.000 euros.

En el caso de Rafael Bugallo y su exesposa las penas solicitadas son similares a las de la familia de Pimpo, mientras que las reduce hasta los cuatro años y multa de cuatrocientos mil euros en el caso de sus dos hijos.

El fiscal afirma que Rafael Bugallo adquirió billetes de Lotería de Navidad premiados con 6 millones

 

 

Durante años se ha venido asegurando en la comarca de Arousa que los grandes clanes de la droga están muy pendientes de los avatares de la diosa fortuna. Esto es, muy pendientes de si algún vecino es agraciado con algún premio de la lotería para, antes de que pueda cobrarlo, contactarlo y comprarle el billete premiado para, de este modo, introducir el dinero de la droga en la legalidad.

El fiscal mantiene la tesis de que a esta estrategia recurrió O Mulo: «Con la intención de dar una apariencia lícita a los ingresos obtenidos del narcotráfico se procedió a la compra de décimos y participaciones de lotería, las cuales ya se conocía que estaban premiadas de la Lotería de Navidad del año 1998 (...), las cuales fueron presentadas para su cobro el 10 de marzo de 1999 obteniendo de este modo 100.800.000 pesetas» de entonces, algo más de seis millones al cambio.

Delitos fiscales

Al margen de esta cuestión, el fiscal presenta una calificación subsidiaria en el caso de que la Audiencia de Pontevedra no acredite la existencia de blanqueo en el caso de las exmujeres de ambos narcos. En su lugar, sostiene que habrían incurrido en un delito fiscal por ocultar ingresos a Hacienda. Solicitaría, en este caso, tres años en el caso de una de las imputadas y el doble en el supuesto de su hermana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

O Mulo vuelve a sentarse en el banquillo, esta vez acusado de blanqueo