Calor y a la vez agua fría en el primer fin de semana con playas vigiladas

La temperatura del mar será menor en las Rías Baixas porque soplará del nordeste


pontevedra / la voz

Por fin, parece que el sol deja ya de jugar al escondite en las Rías Baixas y este fin de semana -con el lunes incluido- se prevé un tiempo propio del verano, incluso con el termómetro algo desbocado, ya que mañana, domingo, se cuenta con que en Pontevedra se alcancen los 34 grados. Sin embargo, los que quieran refrescarse lo tendrán bien fácil, ya que con el agua del mar sucederá todo lo contrario: estará más fría que en los últimos días. Lo explica bien Alberto Romero desde Meteogalicia: «Estos días apenas hubo viento del nordeste y la temperatura del agua era un poco superior. Pero ahora sí soplará y la sensación en el mar será más fría. En las Rías Baixas se produce lo que se llama el afloramiento. Es decir, cuando sopla viento del nordeste el agua que está en la superficie, que es la más cálida, desaparece, y entra agua del interior del mar, que está más fría. De ahí que sea un poco más difícil bañarse».

De todas formas, los que quieran asegurarse algún grado más cuando se lancen a darse un chapuzón deberían observar las tablas de cada playa que ofrece Meteogalicia. Así, comprobarán que dentro de la misma ría de Pontevedra hay diferencia de temperatura en el agua de las distintas playas. Así, para hoy se prevé que en Lourido (Poio) se alcancen los veinte grados, mientras que arenales de Bueu, como Mourisca o Lapamán, tendrán que conformarse con 17. Por no hablar de los solo 16 grados que se pronostican para el agua de Silgar.

Más allá de la temperatura, algo mucho más importante a la hora de elegir arenal es la seguridad. Este fin de semana se probarán dos cosas. Se verá cómo resultan las medidas de control de aforo en los arenales más concurridos, como el caso de Silgar, con su ya famosa cuadrícula. Y se estrenará también el servicio de vigilancia en casi toda la ría, salvo en Bueu, donde los socorristas empiezan a trabajar el martes. Hasta ahora, el servicio solo estaba operativo en algunos arenales de Sanxenxo y Poio.

¿Dónde habrá socorristas?

Ahora, en Marín ya están vigiladas todas las playas con bandera azul. En este caso, el pelotón de vigilancia lo conforman veinte personas. En Poio, actualmente están trabajando seis socorristas, que se reparten entre Cabeceira y Xiorto. Sanxenxo, desde ayer, ya tiene también desplegados a todos sus vigilantes. En su caso, desde mar y tierra, los 17 arenales en los que se izó la bandera azul. Queda el municipio buenense por activar a sus socorristas, así que en caso de visitar sus playas durante este fin de semana hay que extremar la prudencia.

¿Qué opciones seguras hay, en caso de no querer bañarse en la playa y hacerlo en algún arenal fluvial o piscina? Tanto Ponte Caldelas como Pontevedra tienen también socorristas ya en sus arenales fluviales. En el caso de la playa del Lérez, este año se tomaron algunas medidas para que los bañistas cuenten con más espacio y así se eviten aglomeraciones y también se declaró este espacio como libre de humo, por lo que no se debe fumar.

Más difícil está este estío buscar una piscina municipal en la que darse un chapuzón. Cuntis, Barro, Moraña y Portas decidieron no abrir sus instalaciones por temor al coronavirus. Aún así, hay algunas piscinas comunitarias con numerosos usuarios que ya han empezado a funcionar. Ocurre así con las piscinas del Liceo Casino -ubicada en A Caeira- y con la del Casino Mercantil -que está en su parque de Mourente-. En la del Liceo hay que pedir cita previa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Calor y a la vez agua fría en el primer fin de semana con playas vigiladas