¿Han perdido los pacientes el miedo a acudir a las urgencias hospitalarias?

El servicio de Montecelo recupera las cifras de asistencia, con demoras para cama


pontevedra / la voz

En los meses de marzo y abril, cuando se vivió el pico de la pandemia y llegó a haber 116 personas ingresadas por covid en hospitales del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, la afluencia a urgencias fue baja. Lo confirmaban desde la dirección del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (Chop), pero también los profesionales sanitarios y los técnicos en emergencias sanitarias (TES) que acuden diariamente en las ambulancias a Montecelo.

No se decía abiertamente, pero había miedo en la población a contagiarse en un hospital que imaginaban colapsado. Por eso durante el confinamiento muchos no se desplazaban. Ese comportamiento alejó del servicio de urgencias mucha patología banal susceptible de verse en primaria, pero también otra que no lo es. Lo contaba a principios de mayo un médico del servicio. «Llama la atención que no acudan pacientes con arritmias, dolor torácico o cólicos de riñón, que ahora prefieren aguantar en casa», decía el facultativo Miguel Suárez Briones.

La pandemia también provocó una caída en picado de los infartos de miocardio y los cardiólogos gallegos estudian la causa de un fenómeno que ya se había visto en Italia, un país también azotado por el coronavirus. Lo que sí señalaban los facultativos, es que se trataba de pacientes con síntomas leves que no iban a urgencias -por ejemplo, con dolor torácico pasajero- y no de un síndrome coronario agudo.

En la desescalada la afluencia a urgencias fue «moderada» en Pontevedra, aunque en mayo todavía no se han habían alcanzado las cifras diarias de frecuentación anteriores al covid.

¿Qué sucede hoy en día, cuando ya no hay estado de alarma? La situación vivida este lunes, 29 de junio, en urgencias de Montecelo es ilustrativa, aunque los lunes suelen ser siempre días complicados en este servicio. Familiares que acudieron con algún paciente confirmaron a La Voz que las salas estaban llenas y que había boxes y pasillos con pacientes. Las largas esperas para ingresar en planta con cama asignada se volvieron a producir. La alta afluencia obligó a los acompañantes a esperar fuera, en la puerta de entrada al servicio. «Qué penita daba ver aquello con tanta camilla por los pasillos», comentó una mujer que acudió con su padre para un cateterismo.

Colapsar el servicio

Desde la Xerencia no se ofrecieron ayer datos concretos de asistencia, pero el coordinador del servicio de urgencias, Javier García Vega, se muestra rotundo. «Efectivamente se han recuperado cifras normales de asistencia y la gente no tiene ya ningún miedo a acudir al hospital, sea con motivo o sin él». El doctor García Vega apunta que este último aspecto es quizá el más preocupante: «Los pacientes que acuden sin motivo son los que pueden colapsar el servicio». A esa saturación no ayuda la falta de espacio físico en urgencias de Montecelo, una dificultad añadida para gestionar la atención sanitaria en este servicio.

Los que trabajan allí aluden a otro aspecto, la gestión de las camas para ingresar en planta a los pacientes ya vistos en urgencias. «Estamos ya con carga de trabajo normal y con plantas del hospital cerradas, esperas para ingresos... Lo de siempre. Respetar poco el tiempo de los pacientes. Nos espera un verano complicado», señala un facultativo del servicio.

Los sindicatos también se refieren a un cierre de camas hospitalarias del que todavía, aseguran, no tienen información oficial. «Están cerradas Traumatología pequeña y Cirugía grande, además de Lactantes y está sin servicio la mitad de Medicina Interna 3. Son las mismas camas de siempre, pero Trauma dicen este año que se reserva para un posible rebrote de casos de covid, y Cirugía para esperar resultados de pruebas», indicó una enfermera del hospital.

Demanda compartida

El cierre estival de camas fue uno de los puntos tratados en las últimas protestas. La plataforma SOS Sanidade Pública, que se concentró el día 25 en el Provincial, rechaza el cierre de camas en Montecelo durante el verano. Sostiene que hay que recuperar la actividad sanitaria ordinaria abandonada en los últimos meses y prepararse para un rebrote. Por su parte, CESM, Prosagap y Co.Bas reclamaron el día 26 con una manifestación la apertura de todas las plantas y quirófanos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

¿Han perdido los pacientes el miedo a acudir a las urgencias hospitalarias?