El próximo año podría dejar siete clubes gallegos en la élite

Liga Femenina 2 La petición del Peixe sorprende a sus rivales, que como el Arxil están armándose para ganar competitividad


La próxima temporada podría ser la del baloncesto femenino en Galicia. La solicitud del Peixe Galego para arrancar con un equipo en Liga Femenina 2 sorprendió esta semana a la Federación Española de Baloncesto y a los equipos rivales, que desconocían el interés del equipo marinense por salir en la categoría de plata del baloncesto. Hasta ahora estaban centrados en buscar financiación para poder inscribir al equipo masculino en LEB Oro, al anularse este año los descensos. La ampliación de la Liga Femenina 2 abre la puerta a 16 incorporaciones para completar los 42 equipos que se repartirán en tres grupos. Esta medida forma parte de una reestructuración que todo apunta a que se completará con una liga intermedia -como ocurre en el fútbol con la Segunda B Pro- que esté entre LF y LF2.

A la petición del Peixe se une la del baloncesto Fedesa, de Santiago, y el Maristas, de A Coruña. Estas últimas ganaron en la pista la posibilidad de ascender de categoría y completaron la solicitud esta semana. El estado de alarma paró la competición en marzo y fijó ascensos y ningún descensos, una medida que abrió la puerta a ampliar una liga en la que ya competían el Arxil, Cortegada, Baxi Ferrol y Celta Zorka. Si se hace oficial la plaza para el Peixe, serían siete los clubes gallegos en Liga Femenina 2. Pero, ¿es posible? El Baxi Ferrol está pendiente de una carambola deportiva que podía llevarlo a LF, después de que el San Adriá renunciase al ascenso y le ofreciesen la plaza al Ardoi. Un recurso en el Consejo Superior de los Deportes podía inhabilitar la operación ya que el Canarias reclamó su derecho por tener un partido aplazado. Además, el Peixe no cumple todas las exigencias y fuentes próximas a la competición reconocen que «la única posibilidad que tiene es que haya más plazas que equipos solicitantes». La Federación tendrá en cuenta si hay más equipos en la zona y que estuvieran en una liga nacional, dos premisas que no se cumplen en la casa peixiña. «Tanto equipo devalúa la categoría», añaden esas mismas voces.

Sin embargo, el Peixe es optimista para meterse en la categoría de plata. Después de pagar los 5.000 euros de la inscripción, tendría que abonar 13.500 euros en concepto de aval, dos mil más de inscripción y 8.000 de arbitraje. Además tendría que renovar el equipo casi al completo con la incorporación de seis o siete jugadoras para hacerlo más competitivo en una liga en la que algunos equipos como el Arxil se están armando para intentar quedar entre los cinco primeros. Las verdes saldrán este año con el difícil objetivo de poder ascender a esa posible liga intermedia que se está poniendo en marcha. Con el fichaje de una jugadora nacional ya cerrado, trabaja en la incorporación de un cinco y la renovación de Natalia y Forster, mientras se ultiman los grupos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El próximo año podría dejar siete clubes gallegos en la élite