pontevedra / la voz

Los descuentos llevan días en muchos establecimientos de la ciudad, pero es desde hoy cuando ya es oficial el inicio de unas rebajas atípicas, «pero muy necesarias», como decían esta mañana los comerciantes. El anuncio del grupo Inditex de adelantar la campaña unos días cogió por sorpresa a muchos negocios de Pontevedra que este jueves todavía recortaban los papeles para pegar las descuentos en las prendas. No había mostrador sin tijeras ni etiquetas. «El martes por la tarde nos avisaron de que hoy empezábamos. Cuando arranca Zara, vamos todos», comenta una de las dependientas de Benito Corbal. La afluencia de gente en la milla de oro pontevedresa y en las calle del entorno era este jueves una constante. Muchos, la mayoría, no sabían que era el primer día de rebajas. Y aunque no tiene mucho que ver con lo que ocurría años atrás cuando el 1 de julio se daba el pistoletazo de salida, es cierto que se volvía a ver en los comercios una alegría que hacía meses que no había. «Empezar pronto las rebajas es una pequeña pérdida, pero lo fue más los dos meses que estuvimos sin vender. Este año las rebajas son más necesarias que nunca», señala Pablo Pousada, propietario de Quomo, una tienda de moda joven en Pontevedra. Pero no solo en los negocios de las grandes cadenas o en los destinados a una público juvenil había movimiento, las grandes firmas, como Purificación García o las tiendas para mayores, estaban muy animadas. «Nosotros empezamos el martes con las rebajas y aunque hay mucha gente con ERTE y con miedo a un rebrote, estamos vendiendo», explica Ángeles Meléndez, que tiene su tienda casi con el aforo completo. «Está siendo una buena mañana», reconocía.

Las rebajas son las más atípicas de los últimos años. En eso coinciden muchos comerciantes de la ciudad, que han sacado los descuentos sobre una colección que tenían casi completa en el almacén. Cuando cerraron la puerta en marzo, acababan de recibir la ropa de la temporada de verano y ahora, recién incorporados a la actividad, tienen que deshacerse cuento antes de esa mercancía para no perderlo todo. «La gente está respondiendo muy bien, este año la campaña está perdida, pero con esto nos mantendremos. Si no le damos salida a la mercancía de verano, en unas semanas tenemos aquí la de otoño. Entonces, sí que perderíamos», explica Pousada, que como todos ha convertido su tienda en una especie de cirtuito con señales de circulación en el suelo y lugares prioritarios para entrar y salir. Este martes era raro no ver en los comercios de la ciudad la plancha del vapor junto a los probadores para evitar pasar la ropa a una cuarentena, de la misma forma que era muy raro no oír desde el fondo eso de «no se olvide de echarse el gel antes de entrar». En los escaparates descuentos que llegaban hasta el 50 %, aunque muchos solo alcanzaban a la ropa de invierno que todavía colagaba en sus perchas. Otros, sin embargo, esperarán aún unos días. «Quizás empezaremos el lunes, siempre lo hacíamos el 1 de julio, pero igual adelantamos un poco, aunque estamos muy contentos con como nos va en esta reapertura», señala Inma Ruibal, de la tienda de moda infantil Doña Carmen.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Mucha afluencia en unas rebajas «más necesarias que nunca»