Dos meses con el ring en casa y con su madre como esparrin

Aarón González entrena con su progenitora, que empezó a boxear con 55 años. El confinamiento no le ha hecho perder la motivación por seguir creciendo

;
Aaron Gonzalez tiene que entrenar en casa por el confinamiento usando a su madre de sparring Aaron Gonzalez tiene que entrenar en casa por el confinamiento usando a su madre de sparring

pontevedra / la voz

Aarón González estaba ante la que podría ser su mejor temporada. Esperaba cerca de 200 combates, volvía a la selección española en una concentración después de Semana Santa y su gimnasio, el Team Thunder, organizaba en marzo la Copa Galicia. El boxeo estaba en un momento de crecimiento cuando el estado de alarma obligó a cambiar sus planes de la noche para la mañana y a falta de ring, el boxeador convirtió su casa en un gimnasio improvisado y a su madre, en su mejor compañera de boxeo.

Ella sabe cómo trabajar. Con 57 años, hace dos que se enfundó los guantes para mantenerse en forma. Después de ver cómo su hijo y buena parte de su entorno lo practicaban desde hacía 15 años, Rosa María Diz decidió dar el salto al ring y aunque reconoce que no sigue el ritmo de su hijo durante el confinamiento, «hago mis pinitos». Y en estos días convirtió escenas cotidianas en entrenamientos muy virales en las redes. «Mis entrenamientos me los planteo yo, trabajo la fuerza con balones medicinales, gomas y me compré un saco de boxeo, que colgué en la terraza», señala González, que sabe que esta temporada está perdida. Pero además del material reglamentario, su madre lo puso a prueba con una escoba. «Él siempre bromeaba que cuando era pequeño aprendió a esquivar la escoba y la zapatilla y el primer día que lo vi entrenar, le dije ‘ahora sí que la vas a aprender a esquivar’», bromea Rosa María Diz, que le puso los guantes a la escoba e hizo bailar a Aarón. «Hace un par de años empecé en el gimnasio para hacer algo y ya me pongo guantes, y hago también algo de saco», confiesa la madre, que durante el confinamiento apenas salió de casa. Es grupo de riesgo y no podía ni ir a trabajar.

Los deportes de contacto todavía no han iniciado la desescalada, ni saben para cuando está prevista. «Me gustaría que fuese ya, en 15 días estoy preparado para competir, pero llevamos dos meses parados, sin esparrin y sin contacto», reconoce este boxeador que «tenía previsto llegar a los 200 combates y me quedaré en tres o cuatro». Aarón González es uno de los deportistas nacionales que más veces se sube al ring en un año. «Este es el parón más grande que tuve desde que empecé», reconoce el responsable del Team Thunder. Ahora le acaba de ofrecer el Concello de Marín la posibilidad de utilizar la pista de atletismo, como también ha hecho con Okutu, pero González asegura que para su disciplina no la necesita. «Para salir a correr, lo hago igualmente por el rural y la parte técnica, en casa», comenta. Este sábado entrenó con su madre un día más. Ella colocó unos guantes en el palo de la escoba y completaron esa parte técnica. «No estoy en un momento top de forma, pero me mantengo bien. Antes entrenaba en doble sesión, una por la mañana, de fuerza, y otra por la tarde, de boxeo. En nuestro deporte es complicado trabajar sin contacto», señala.

Acostumbrado a sortear las dificultades, Aarón González ha intentado estos días llegar a todos sus alumnos a través de entrenamientos on line y sesiones pautadas, pero reconoce que «es complicado coordinarlos a todos para una sesión grupal y no creo en este tipo de ejercicios». Sin embargo, puso en marcha un concurso interno del club con parte teórica y práctica durante el último mes. El 14 de marzo, el boxeador cerró el gimnasio pensando que en un par de semanas se podría abrir y salió del colegio donde trabaja sin saber que no volvería. Pese al giro que todo eso supuso, se adaptó, y espera volver sin tener que dejar ninguna de sus ilusiones en el camino. «Yo vivo de mi trabajo y el gimnasio fue generando su dinero para mantenerse. Es viable y saldremos de esta crisis a pleno rendimiento». Mientras esperan el cambio de fase para volver a abrir el gimnasio, su casa es su mejor ring y su madre, un esparrin improvisado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Dos meses con el ring en casa y con su madre como esparrin