Ochenta años de cárcel y nueve millones de multa para la red búlgaro-turca de traficantes de heroína


Pontevedra / La Voz

Con penas que se mueven entre los cinco y los trece años de prisión hasta sumar un total de 82 años han sido castigados los diez integrantes de una red búlgaro-turca que trató de introducir heroína en Pontevedra a principios del 2018. Además de las penas de cárcel, los ahora condenados por la Audiencia Nacional han visto como les imponían más de nueve millones de euros en multas.

Meses antes de su arresto por el Grupo de Respuesta Especial contra el Crimen Organizado (Greco), a finales del 2017, los acusados formaron «una estructura criminal organizada con vocación de permanencia para introducir heroína a España, desde la región de los Balcanes y Turquía». Su intención era distribuir la droga no solo en Pontevedra y otras provincias españolas, sino también en Portugal.

Tras ocultar una partida de 38 kilos de droga en el domicilio del vilanovés Miguel Señoráns, único gallego implicado en esta investigación, las detenciones de la Policía Nacional se sucedieron el 28 de enero. De este modo, dos de los sospechosos búlgaros fueron interceptados en la N-640 a su paso por el municipio pontevedrés de Caldas, localizándose en una caleta del Audi A6 diez paquetes de medio kilo de heroína.

Por su parte, Miguel Señoráns fue arrestado al volante de un Peugeot interviniéndosele una bandolera en la que portaba otro medio kilo de droga. En el registro de su casa de Caleiro, en Vilanova, se localizaron otros 54 paquetes envasados al vacío con un peso unitario de quinientos gramos, todos ellos de heroína.

En total, según recoge la Audiencia Nacional, se intervinieron 34,4 kilos de heroína, cuyo valor en el mercado negro asciende a 9.729.693 euros en caso de ser vendida por dosis.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Ochenta años de cárcel y nueve millones de multa para la red búlgaro-turca de traficantes de heroína