«Le dimos la educación, el resto lo hizo ella con su esfuerzo»

El amor y la admiración de Pilar Rivadulla por el brillante expediente de su hija Sofía


pontevedra / la voz

Además de amor de madre, que también, lo que hay detrás de este pequeño homenaje en el periódico es mucha admiración. La que siente Pilar Rivadulla por la trayectoria académica de su hija Sofía. Debido a la emergencia sanitaria del coronavirus, esta graduada en Ingeniería Química por la Universidade de Santiago de Compostela (USC) tuvo que dejar sus clases del máster en Bioprocesos y su piso en la capital gallega y regresar a la casa de sus padres en Xustáns, en Ponte Caldelas. A Pilar se le ocurrió darle una sorpresa, con la complicidad de su marido, para reconocer todo el esfuerzo de su hija, a la que define como «una gran luchadora».

Sofía Estévez Rivadulla, de 23 años, estudió primaria entre el CEIP Praza de Barcelos de Pontevedra y el CEIP A Lomba de Vilagarcía. Acabó esa etapa educativa con sobresaliente e hizo la ESO y el bachillerato en el IES A Xunqueira II de la ciudad, donde terminó con matrícula de honor. Sofía estudió después el grado en Ingeniería Química en la USC, que remató con una media de 8,23, lo que le valió uno de los dos premios extraordinarios fin de grado de su promoción correspondientes al curso 2018/2019. Recibió también tres premios Leonardo -premio extraordinario fin de carrera, premio a uno de los tres mejores expedientes, y premio a uno de los tres mejores trabajos fin de grado-. El pasado viernes, Sofía y Javier, su padre, fueron a Santiago a buscar el título. A su madre le temblaba todo. «La mayor parte las asignaturas del grado las cursó en inglés. Es una gran luchadora y quise darle esta sorpresa para que lo sepan también las compañeras de instituto que solo la veían como la chapona y a la que dejaban de lado», cuenta Pilar emocionada.

Con ese amor de madre, Pilar quiere poner en valor el esfuerzo y la constancia de su hija durante todos estos años para labrarse un futuro. Sus padres le dieron la educación, dice su progenitora, pero el resto lo hizo ella. Etapa a etapa al tiempo que se iba haciendo mayor. Es su mérito. «Es supereducada, dulce, cariñosa y buena compañera. La veo en casa ahora en cuarentena y no tiene horario, si algún compañero necesita ayuda con un trabajo o con algo ahí está ella para echar una mano», relata Pilar.

Su madre tiene claro que Sofía será una gran profesional. Su campo es el de las energías renovables y por ahí, subraya, debería ir el planeta. «Su batalla es salvar el medio ambiente, está muy preocupada por el exceso de plásticos y siempre me dice, ?Mamá, el petróleo tarde o temprano se tiene que acabar?». Por delante Sofía tiene el máster y este curso loco que ha alterado la pandemia. El máster en Enxeñaría Química e de Bioprocesos, como se llama, es habilitante y cuenta con la acreditación de IChemE, un sello que es una referencia internacional y permite, por ejemplo, convalidar las titulaciones en los principales Estados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

«Le dimos la educación, el resto lo hizo ella con su esfuerzo»