Los mercadillos ambulantes regresan en Portonovo, Caldas y Combarro

M. GAGO / c. barral PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

MARCOS GAGO

Las medidas de seguridad contra el coronavirus limitan los puestos y la actividad

12 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Los mercadillos volvieron este lunes a las calles de Caldas y a la explanada de Baltar, en Portonovo, en el primer día de la fase uno de la desescalada del confinamiento en Galicia. Hoy le tocará el turno a los ambulantes que montan sus puestos en Combarro. Poco a poco se reactivarán otros en la comarca y se irá ampliando la oferta en todos ellos, según vaya evolucionando la lucha contra la pandemia.

En Portonovo, la estampa típica de los lunes de Baltar se restringe a los productos de alimentación. Se instalaron un total de 14 puestos de frutas, productos salados, quesos y embutidos. En cada puesto había dos metros de distancia y un pasillo central de seis metros para el tránsito de clientes. En las próximas semanas se incorporarán los ambulantes de textil y calzado, que estarán operativos por turnos para respetar un aforo de 39 puestos.

Ana Salgueiro, de Dena, es una de estas vendedoras de toda la vida en Baltar. Empezó con 15 años y ahora lleva 37 haciéndolo. Explicó que, como a sus demás compañeros, el cierre del mercadillo le perjudicó económicamente y también mentalmente porque «piensas mucho». En su caso, empieza a vender en Portonovo y en Dena y después ya ser verá. El verano lo espera «un poquito blando», aunque destaca que sobre esta primera jornada desde marzo en Portonovo encontró buena aceptación entre los clientes. «La gente nos pide que vengamos y se porta muy bien». Para encontrar el producto que abastece su puesto, Salgueiro destaca que no hubo ningún problema y que la fruta más vendida fueron las naranjas.

Por su parte, el mercadillo en Caldas recuperó su actividad pero lo hizo con muy pocos vendedores. Desde el Concello lo achacan a dos razones. Por un lado, a que la feria de Caldas es mayoritariamente de puestos de ropa y otros útiles no alimentarios que, según las indicaciones de la Fegamp, todavía no están autorizados.

Exoneración de tasas

La precipitación con la que se anunció la reapertura del mercadillo es otro motivo, algo que hizo que algunos productores y vendedores prefieran esperar a las próximas semanas.

El Concello va a exonerar a todos los puestos del pago de la tasa por ocupación de la vía pública durante un período de seis meses. Otra medida ya acordada será ampliar el espacio de este mercado al aire libre más allá de las calles Real, Campo da Torre y Fermín García para favorecer las medidas de seguridad y distanciamiento social.

En la «nueva normalidad» los puestos tienen que estar separados seis metros y los vendedores de un mismo puesto, dos metros, además de trabajar con guantes y mascarilla. La Policía Local será la encargada de velar por el cumplimiento de estas medidas.

En cuanto a Combarro, hoy se llevará a cabo un regreso parcial de la actividad habitual. El Concello precisó que se seguirán «de xeito escrupuloso as directrices que se establecen en canto ás medidas de seguridades, hixiene e distanciamento».