El tráfico portuario de la provincia resiste el impacto del coronavirus

El litoral pontevedrés evolucionó, en general, mejor que las radas del norte gallego


Pontevedra / La voz

El tráfico portuario en la provincia de Pontevedra ha resistido bastante bien el impacto del coronavirus en un escenario estatal de desplome, una caída especialmente pronunciada en la mayoría de las radas de la costa norte de España. Las estadísticas de Puertos del Estado sobre el primer trimestre del 2020 revelan que Vigo tuvo un leve crecimiento, Marín se mantuvo prácticamente igual y la única nota negativa estuvo en Vilagarcía. Aún así los puertos estatales de Pontevedra evolucionaron en su conjunto mejor que los del norte, ya que A Coruña y Ferrol registraron descensos de -21,48 % y -32,06 % respectivamente en este primer trimestre del año en curso. En el resto del norte de España, hubo descensos en todos los puertos con la excepción de Gijón. En el conjunto de España hubo una caída de -4,72 % en las radas estatales, una cifra que contrasta con los datos del primer trimestre del 2019, cuando se registró un crecimiento del 2,97 %

Estas estadísticas son relevantes a la hora de evaluar la fortaleza de los tráficos de los puertos pontevedreses, ya que se corresponden con el momento más duro de la pandemia en España, en el mes de marzo. Cuando el Gobierno central declaró el estado de alarma los puertos fueron declarados esenciales, ya que son vitales para el suministro de mercancías para productos básicos. Por ejemplo, en Vigo se encuentra la principal lonja de pescado de España y desde Marín se surte de cereal y piensos a las granjas del interior de Galicia, desde donde se abastece también los mercados. Vilagarcía es una pieza importante en el suministro de productos de primera necesidad para las islas Canarias y siguió surtiendo al archipiélago durante los momentos más difíciles del coronavirus.

Mes a pleno rendimiento

A la hora de examinar los datos más precisos correspondientes únicamente al mes de marzo, con España ya en estado de alarma, es evidente que los puertos canalizaron una actividad prioritaria. Marín aumentó en un tercio su volumen de mercancías manipuladas en sus radas con respecto a marzo del 2019. En Vilagarcía se mantuvo el nivel de operatividad de mercancías. En esas semanas solo Vigo sufrió un descenso, posiblemente achacable al parón de la industria automovilística. En marzo, Marín subió en pasta de papel y graneles para las granjas, mientras que Vigo y Vilagarcía reforzaron su actividad vinculada al transporte de mercancía general en contenedores. Las empresas conserveras y frigoríficos también trabajaron para abastecer a la población.

Está por ver cuál es el resultado del pasado abril, cifras que Puertos aún está recabando de las autoridades portuarias españolas. Eso sí, salvo las dos semanas de cierre de toda actividad no plenamente esencial y que dejó a los astilleros, por ejemplo, en mínimos, todo parece indicar que no habrá cambios en la tendencia de las radas de la provincia de Pontevedra, ya que las entidades marítimas se encuentran en pleno rendimiento.

En el caso de Marín, la pasta de papel de Ence es uno de sus tráficos vitales. En este primer trimestre este movimiento creció un 5 % y la tendencia continúa aún en mayo. El viernes pasado cargó 3.600 toneladas un buque con destino a Polonia, mientras que hoy está prevista la estiba de 4.000 toneladas para Grecia y la próxima semana de otras 4.200 para Alemania. Este domingo llegó el granelero Marry-S, desde Hamburgo, para la descarga de cereales, mientras que también atracó el Visitor, un portacontenedores para operar 10.000 toneladas tanto de carga como de descarga de mercancía diversas.

El efecto de la pandemia redujo en más de un 40 % los ingresos de las lonjas en marzo

Las estadísticas del portal Pesca de Galicia reflejan que el efecto de la pandemia redujo a casi la mitad los ingresos en las lonjas de las rías de Pontevedra y Arousa el pasado mes de marzo. Las primeras dos semanas del mes, pese a la creciente incertidumbre en el país, todavía permitió dar salida a bastante mercancía, pero tras la declaración del estado de alarma se cerró el canal Oreco y la hostelería bajó las rejas, por lo que las ventas cayeron en picado. En una comparativa de marzo del 2019 con el mismo mes del ejercicio en curso, refleja que la caída supuso algo más del 40 % de los ingresos habituales de las rulas. En marzo del 2019 las lonjas vendieron producto por 3,1 millones de euros y este año solo 1,9 millones. Campelo fue una de las que sufrió más pérdidas, subsistiendo en base a las ventas de choco.

0,15 %

Marín

La pasta de papel y los graneles agroalimentarios han reforzado su actividad

2,87 %

Vigo

La olívica es la rada con mejor comportamiento de tráficos entre las estatales gallegos

-10,51 %

Vilagarcía

Como casi todo el norte de España registró pérdidas, en un conjunto estatal negativo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El tráfico portuario de la provincia resiste el impacto del coronavirus