Poio insta a la Subdelegación a reforzar la presencia policial en O Vao

Policía Local y Guardia Civil intensifican los controles y volvieron ayer al poblado


Poio / La voz

Con la identificación de más de una docena de vecinos del asentamiento de O Vao de Arriba la investigación policial por la brutal agresión sufrida este lunes por una pareja de agentes municipales está totalmente encauzada. La misma ha sido asumida de manera conjunta por la Policía Local y la Guardia Civil, de tal modo que se espera que en fechas próximas se incremente el número de sospechosos identificados, toda vez que quedan algunos que, si bien fueron reconocidos, se tiene que verificar y comprobar su filiación.

Una vez concluya esta fase de las diligencias, será el juez que instruye la causa el que determine si procede o no la práctica de arrestos. En el supuesto de que sea así, desde el Concello de Poio tienen claro que será preciso habilitar un operativo en el que participen unidades de antidisturbios para, de este modo, garantizar la seguridad de los agentes.

Las fuentes consultadas, no obstante, apuntaron que cabe la posibilidad de que se opte por comunicar a las personas identificadas un auto en el que se les cite oficialmente qué día y a qué hora comparecer en el juzgado.

Si bien estas son las vertientes policial y judicial, lo cierto es que se mantiene abierta una segunda ramificación política. Así, el alcalde Luciano Sobral remitió este miércoles un escrito «con carácter urxente» a la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra. En la comunicación se insta a la subdelegada Maica Larriba a ahondar en una «colaboración exhaustiva e diaria» entre los distintos cuerpos policiales, «especialmente nas entradas ao poboado e naquelas actuacións e dispositivos que teñan que ver co control dos diferentes ámbitos nos que actúa a Policía Local», reseñaron desde el Concello.

Al igual que ya hizo el pasado martes, el regidor nacionalista reclamó que, «ante o sucedido, cómpre actuacións urxentes». En este sentido, entre otras medidas, se reclama «o reforzo de patrullas, contando cunha maior colaboración por parte da Subdelegación do Goberno, dado que a problemática do Vao é unha cuestión que non pode asumir en solitario o Concello, debido á súa complexidade».

De igual modo, y como consecuencia de la agresión sufrida por los dos agentes municipales, que terminaron con heridas, cortes y contusiones, mientras que el coche patrulla sufrió cuantiosos daños materiales, está previsto que, a lo largo de esta semana, se lleven a cabo controles fijos en los accesos al asentamiento marginal. En los mismos, participarán agentes de la Policía Local y de la Guardia Civil.

Libertad con cargos

En principio, el ataque a los policías municipales pudo ser una consecuencia de una detención previa que la Guardia Civil realizó en un control. Los agentes de la USECIC -Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de Pontevedra-, dieron el alto a un vecino, Ismael C. C., a quien ya conocían por haberse saltado las restricciones del confinamiento. Al parecer, en el momento de ser identificado, se enfrentó con los agentes, por lo que fue arrestado, momento en el que un importante número de residentes se encaró con las patrullas, a las que lanzaron piedras y troncos de madera.

Concluido el arresto, el sospechoso fue conducido a dependencias de la Comandancia para que prestase declaración. Horas después, según trascendió ayer, quedó en libertad con cargos en la misma sede policial a la espera de que el juez de guardia decrete su comparecencia en el edificio judicial de A Parda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Poio insta a la Subdelegación a reforzar la presencia policial en O Vao