Las rutas «fantasmas» de los que no paran

Asetranspo calcula que el volumen del tráfico de camiones ha caído entre un 60 y un 70 % en la provincia


pontevedra / la voz

Siguen subiéndose a sus camiones y haciendo las mismas rutas que cuando el mundo giraba sin estar en un estado de alarma, pero lo hacen por carreteras vacías. No están todos, pero casi. La Asociación de Empresas de Transporte y Excavaciones de Pontevedra (Asetranspo) calcula que solo entre el 30 % y el 40 % de los profesionales se mantienen en activo. Son esa especie de héroes anónimos para los que no hay aplausos a las ocho de la tarde, pero que su labor es fundamental para que la comida llegue cada día a las estanterías de los supermercados. «Hasta ahora éramos los menos valorados y ahora somos los que seguimos trabajando y aportando nuestro granito de arena», señala Óscar Grande, que junto a su hermano Iván, estaban ayer en ruta a Valencia cargados de alimentación. Dormirán, como siempre, en su camión y volverán a Pontevedra con nueva mercancía.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

Las rutas «fantasmas» de los que no paran