«Tenemos el temor de ser el vector de contagio de nuestras familias»

Álvaro Fernández destaca que el principal rol de los agentes en el rural es el de «transmitir tranquilidad»


Pontevedra / La Voz

Desde que comenzó el confinamiento decretado por el estado de alarma por el coronavirus, el día a día de los guardias civiles de Pontevedra «es un poco más complicado. Tenemos que cumplir con las misiones que nos encomienda la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y velar por el cumplimiento del Real Decreto.. Tenemos que estar saliendo a la calle para velar por su cumplimiento, pero luego, a la hora de regresar a casa, nos encontramos con una familia que está permanentemente confinada». Así lo explica Álvaro Fernández Rodríguez, comandante de la Guardia Civil en Pontevedra, quien añade que los agentes viven con sentimientos divididos: «Tenemos ese temor a que un familiar se llegue a contagiar y que el vector de contagio pudiésemos ser nosotros, pero sabemos que estamos haciendo lo que la sociedad nos demanda».

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

«Tenemos el temor de ser el vector de contagio de nuestras familias»