Prisas en la industria no esencial y relativa normalidad en las que sí lo son

Los polígonos, a medio gas; mientras el puerto y la alimentación preservan su pulso


pontevedra / la voz

Jornada de lunes de prisas inesperadas y de transición previa al cierre temporal a partir de hoy para muchas empresas. Día de aparente normalidad para otras. Así vivieron las industrias pontevedresas un inicio de semana que se prevé complicada tras la decisión del Gobierno de paralizar la economía no esencial desde este martes. La resolución de Madrid cogió por sorpresa a la mayoría de las empresas, que apenas tuvieron tiempo para avisar a sus trabajadores, desconcierto que creció por la interpretación a la hora de concretar cuáles son esenciales y cuáles no, porque hay muchos sectores interrelacionados entre sí.

Por ejemplo, ¿cierran los astilleros para todo o solo para construcción naval? ¿Los madereros pueden seguir trabajando? Las industrias fueron tomando sus decisiones según les indicaban sus patronales o se les aclaraban sus dudas desde el Gobierno. En estos dos casos prácticos, por ejemplo, Nodosa en Marín optó por cerrar y ayer únicamente un retén de guardia intervino para estabilizar un barco y poco más. El sector forestal y la silvicultura siguen funcionando. Se mantiene el suministro de madera a Ence, activa al ser esencial para la fabricación de pasta de papel -vital para hacer papel higiénico-.

Esencial es la reparación de averías como roturas de cañerías en casas o fallos eléctricos generales, así que es previsible que fontaneros y electricistas operen, a requerimiento de una aseguradora, pero solo en urgencias. Las reparaciones de chapa y pintura esperarán.

Toda la industria de la alimentación sigue activa en la comarca, según UGT. En el puerto de Marín está cerrada Gonvarri, vinculada al ámbito del automóvil. El resto de la jornada portuaria transcurrió con relativa normalidad. Marín es esencial para transportar mercancías y abastecer a la población. Este lunes, según la Autoridad Portuaria, «operaron pasta de papel y contenedores y salió un tren de cereal» para las granjas.

En los polígonos hay muchas naves cerradas. Inelsa, firma puntera sanxenxina, mantiene solo dos retenes de averías, todas sus obras están suspendidas. En los polígonos, numerosas industrias cerraron sus puertas, como Aludec y Cristalería Pontevedresa, por citar algunas, mientras que en A Reigosa sigue operativa la conservera Orbe, indicó el alcalde de Ponte Caldelas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Prisas en la industria no esencial y relativa normalidad en las que sí lo son