Lores ya piensa en el día después: «Temos que reactivar a economía»

Asegura que si Hacienda flexibiliza sus restricciones sobre remanente y techo de gasto, Pontevedra dispondría de entre 15 y 20 millones para activar un plan de choque


Pontevedra / la voz

La crisis del coronavirus pasará algún día, y todo hace indicar que entonces sobrevendrá otra crisis: la económica. Lo decía esta misma semana en La Voz el presidente de Aempe, José María Corujo: «Va a ser tremebundo».

La comisión de seguimiento de la COVID-19 que se activó en el Concello de Pontevedra también quiere anticipar ese día después. «Toca ir programando a porta de saída -afirmó el alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores (BNG), al dar cuenta de la sesión-. Temos que reactivar a economía, e xa estamos a traballar nun plan de choque».

De acuerdo con los servicios económicos y con la oficina de gestión presupuestaria, Lores asegura que el Concello podría llegar a disponer de «entre 15 e 20 millóns de euros» para ese plan de choque. Pero para ello sería necesario que el Ministerio de Hacienda flexibilice las condiciones económicas que impone a los ayuntamientos desde el año 2012, cuando la deuda pública estaba disparada. Entonces, la «ley Montoro» fijó limites en el techo de gasto de los ayuntamientos, restringió el uso de remanentes líquidos de tesorería y obligó a que el primer destino del superávit que puedan generar las administraciones locales sea pagar deuda. Es decir, que vaya para entidades financieras.

«Xa chegou de rescatar aos bancos. É a hora de rescatar ás persoas», enfatizó Lores este viernes. Para ello, el Concello de Pontevedra requerirá hacer un frente común «coa Xunta, coa FEGAMP, coa FEMP, para que haxa coordinación en esixir de Facenda que derrogue a lei Montoro e os concellos poidamos inxectar fondos á economía».

De momento, se va haciendo lo que se puede. Lores aportó un dato esclarecedor: en los últimos diez días, el Concello de Pontevedra abonó facturas por valor de tres millones de euros. Eso supone triplicar el ritmo habitual de pagos de la Administración local, algo que el alcalde agradeció expresamente a los funcionarios implicados, muchos de los cuales trabajan desde sus domicilios.

También se aplazó el cobro del impuesto de vehículos y de la tasa de vallados y mercados -los que salían al cobro en estas fechas-, y Lores no descarta ampliar extender esas medidas a otros pagos.

Tras la reunión de la comisión de seguimiento, Lores se mostró «orgulloso» tanto del comportamiento de los servicios municipales como de los ciudadanos de Pontevedra en general, «que están a ter un comportamento exquisito». Anunció que Protección Civil coordina una base de datos de entre 40 y 50 voluntarios, e insistió en que la prioridad del Concello mientras esté en vigor la alerta sanitaria es la atención a los más vulnerables.

Reunión de coordinación en el Concello

Unos en el propio Concello -guardando las medidas de seguridad- y otros desde sus domicilios por vía telemática, los integrantes de la comisión municipal de seguimiento de la crisis sanitaria mantuvieron este viernes una reunión para hacer balance de lo hecho hasta ahora y de los planes municipales a corto y medio plazo. Concejales, portavoces y directores generales, presididos por el propio alcalde, analizaron las medidas que se han adoptado desde el Concello para frenar al coronavirus. foto Concello pontevedra

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos
Comentarios

Lores ya piensa en el día después: «Temos que reactivar a economía»