«Hacemos viseras con las impresoras 3D del instituto que estaban paradas»

El IES A Xunqueira II de Pontevedra se suma a una idea nacional para fabricar material de protección


pontevedra / la voz

Lo suyo es un grano de arena en esta montaña del coronavirus. Aprovechando que el estado de alarma obliga a los equipos directivos a estar, por turnos, en los centros educativos a pesar de que no hay clases, dos profesoras del IES A Xunqueira II de Pontevedra han querido sumarse a una iniciativa de ámbito nacional que también está teniendo eco en Galicia.

Esther Padín y Raquel Gey, docentes de Matemáticas y Música, respectivamente, explican desde el instituto que el mérito es de los impulsores de esta iniciativa, que se llama coronavirusmakers.org. Lo que promueve esta organización es la utilización de impresoras 3D para hacer material de protección para prevenir contagios de la enfermedad COVID-19. Lo que están haciendo en el IES A Xunqueira II, al igual que en otros centros como el Torrente Ballester de la ciudad, es emplear esas máquinas que están ahora paradas para confeccionar algo útil. En este caso hacen unas viseras provistas de una pantalla para protegerse la cara.

«Ni la idea es nuestra ni nosotros hemos diseñado nada. Lo que hacemos es, ya que como miembros del equipo directivo tenemos que estar aquí, aprovechar las máquinas y el material que tenemos para sumarnos a esa iniciativa que profesores y facultades quieren llevar a institutos y a toda la comunidad educativa», cuenta Esther Padín.

En el IES A Xunqueira II tienen tres impresoras 3D, y están empleando dos para este cometido. En otros centros algunos docentes han preferido llevarse las máquinas a casa para trabajar desde sus hogares. Esther Padín y Raquel Gey relatan que las primeras pruebas de las viseras las hicieron el jueves. «Ese día estuvimos hasta las diez de la noche y ahora la idea es dedicarle todas las mañanas». El proceso de fabricación de las viseras con pantalla se fue adaptando. «En hacer las primeras tardamos tres horas y media y hora estamos ya en dos horas menos cuarto. Modificamos el perfil del diseño y mejoramos la velocidad sin perder calidad», señalan.

Además de colaborar con la iniciativa coronavirusmakers.org también lo hacen con otro movimiento, cooperavirus.com. A través de este segundo la primera partida que hicieron en el instituto de las viseras protectoras se entregó a un grupo de enfermeras del Hospital Provincial. Las docentes subrayan que a partir de ahora trasladarán lo que produzcan a las farmacias, que serán las entregadas de distribuirlas a través de Cofano y en contacto con el 061. «Suponemos que se va a priorizar el reparto entre el personal sanitario, aunque no se descartan también otros sectores con trabajadores que están en activo como panaderías y otros», dicen.

¿Cuántas viseras fabrican por jornada? Empezaron con ocho, pero creen que pueden alcanzar las dieciséis unidades. «Realmente no es nada en número, pero en esta situación todos tenemos que arrimar el hombro». La visera con pantalla protectora que sale de esas impresoras 3D se hace con pla, un material biodegradable con el que se fabrica la parte de color. La parte transparente con la que uno se protege la cara se hace con vinilo o acetato. Y para sujetarlo al rostro lleva unas muescas y por ahí se engancha para que no se mueva. Es su gran grano de arena.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos
Comentarios

«Hacemos viseras con las impresoras 3D del instituto que estaban paradas»