La Brilat, pendiente de la ciudad: «No sancionamos, solo concienciamos»

Los militares destacan el comportamiento cívico y la disciplina de la población


pontevedra / la voz

Están acostumbrados a dar órdenes, no a recibirlas. Pero la crisis sanitaria ha invertido los roles y el ejército está a disposición de las autoridades civiles. En la base General Morillo, de donde parte los efectivos de la Brilat que cada día patrullan las calles, carecen de una planificación semanal. Desconocen dónde estarán al día siguiente o cuál será su misión. «No sabemos cuál es el criterio que se sigue para reclamar nuestra presencia en un punto o en el contrario. Pero tampoco nos corresponde saberlo. Nuestra misión es reforzar aquellos puntos que nos demandan».

Cada tarde, a última hora, reciben las instrucciones que marcarán la jornada del día siguiente y se reorganizan. «No existe continuidad en el despliegue de una unidad por lo cambiante de la situación», explican desde el departamento de Comunicación de la Brilat.

Saben de disciplina. Y eso es lo que quieren transmitir a la población civil con su presencia en las calles. Su misión no es sancionar, sino concienciar. «Podemos tomar datos de un infractor pero se los pasaríamos a las policías Nacional o Local para que hiciesen lo que procediese».

Su labor es otra. «Tener presencia en las calles y dar seguridad a la ciudadanía. Que nos vean y transmitirles serenidad, que es lo que necesitamos todos» .

El balance de la semana es positivo. «Donde nosotros estamos patrullando hemos detectado que a medida que avanzan los días es menos necesario recordar a la gente la obligatoriedad de cumplir con las resoluciones».

Y aunque el infractor tiende a convertirse en noticia, desde la Brilat apuntan que «la actitud suele ser de absoluta cooperación. Cuando se advierte a una persona de un comportamiento incorrecto, rápidamente se disculpa. Lo demás es anecdótico. En general, el comportamiento de la población es ejemplar y nos sentirnos satisfechos».

Y una prueba de ello es que los controles en horario nocturno son residuales, al no registrarse apenas tráfico ni presencia de peatones en las calles.

Tras una primera reunión de coordinación entre las diferentes fuerzas, los efectivos se hacen ver en las calles alrededor de las 10 de la mañana y su presencia es continuada hasta las 20 horas. Durante ese período las tareas pueden ser variadas, y salvo una misión específica, los efectivos velan por la seguridad en la calle. Controles de tráfico y también de peatones, informando a quienes pasean a sus mascotas de las condiciones en que deben hacerlo

Reforzando aquellas zonas que les demanda el Ministerio, a través de la Subdelegación o a través de los concellos, la Brilat varía el número de efectivos que saca a la calle. Durante la semana pasada la operación Balmis desplegó desde la base de Figueirido a cerca de 200 efectivos en un solo día. Y en Pontevedra ciudad no han bajado de 30 los soldados que complementan a las fuerzas del orden en el centro urbano.

Hoy no se les verá patrullando la ciudad, pero sí tienen ya programada su intervención en un operativo de desinfección. Desde la base General Morillo se desplazarán efectivos a las ciudades de Lugo y Santiago. Efectivos de la Brilat reforzarán con su presencia también las ciudades de Avilés, Astorga, Palencia y Valladolid.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Brilat, pendiente de la ciudad: «No sancionamos, solo concienciamos»