La cuarentena pone en jaque las subvenciones a clubes

El Concello de Pontevedra estudia medidas para intentar «sortear esta dificultad y empezar a pagar cuanto antes»


Las consecuencias del estado de alarma llegan al deporte no solo con la cancelación de las competiciones de todas las disciplinas, sino que las consecuencias en los despachos están todavía por calibrar. Una de ellas es la que atañe a las subvenciones deportivas, una bombona de oxígeno que necesitan todos los clubes de la ciudad para sobrevivir. Llevan meses esperando por ellas y cuando la pasada semana, el concejal de Deportes remitió a los equipos la resolución provisional del procedimiento para adjudicarles las subvenciones del 2018 (correspondientes a la temporada 2017-18), las directivas empezaron a ver algo de luz al final del túnel. Sin embargo, apenas tres día después, la declaración del estado de alarma tiró por tierra parte del camino andado. «Antes del decreto habíamos aprobado y comunicado a cada club su asignación, ahora estaba abierto el plazo para la reclamación. Con la cuarentena hubo que parar ese proceso y quedaron suspendidos los plazos», explica Tino Fernández, máximo responsable del departamento de Deportes en la ciudad. Ahora trabaja junto a su equipo en buscar la fórmula que permita agilizar este proceso, pero «al no poder cerrar el período de alegaciones, no podemos pasar al siguiente nivel».

A la cola de estas ayudas hay 60 equipos de la ciudad, entre los que se encuentran el Cisne, Teucro, Arxil o la Sociedad Gimnástica, entre otros. Estos clubes son los que esperan una buena parte de los 300.000 euros que se destinarán a las subvenciones correspondientes al 2018. Así, el Cisne y el Arxil recibirán cerca de 20.000 euros, mientras las Gimnástica ronda los 19.000 y el Teucro tiene asignados casi 24.000 euros. El conjunto azul lidera el ránking de los ayudas municipales en la ciudad. «Ahora estamos intentando buscar una alternativa entre el secretario y el jefe de servicio de Deportes, a ver si es posible sortear esa dificultad para empezar a pagar cuanto antes», señala Fernández.

Más dificultades

Al retraso en los pagos se une el parón de la competición. Estos dos condicionantes ponen contra las cuerdas a los equipos de la ciudad, que ven como tienen que seguir haciendo frente al pago de sus jugadores sin tener ingresos publicitarios ni de taquilla.

Este martes, la Federación Española de Balonmano prolongó una jornada más la suspensión, lo que se suma a las dos ya aplazadas. En una de ellas estaba previsto el derbi entre el Cisne y el Teucro, uno de los partidos más fuertes del calendario deportivo de la ciudad. Su suspensión afectó principalmente al equipo de Santi Picallo, que jugaba como local y dejó de ingresar cerca de seis mil euros entre taquilla y publicidad. La Federación de Baloncesto se sumó ayer a la de balonmano y aplazó también una jornada más. Hasta abril no habrá competiciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La cuarentena pone en jaque las subvenciones a clubes