Los ojos de Gran Hermano vigilan Ons

Doce cámaras en lugares estratégicos alertarán si algún visón americano llega a nado a la isla buenense


bueu / la voz

Doce cámaras de fototrampeo peinan el litoral de Ons, como si de un Gran Hermano se tratase, dentro de un proyecto del Parque Nacional Illas Atlánticas de Galicia. Se trata de detectar la más mínima presencia de visón americano para que se puedan tomar medidas y capturar los ejemplares que pudiesen hacer de la isla su coto de caza. Es una medida destinada a salvaguardar la biodiversidad del enclave buenense porque los destrozos que causan estos depredadores tanto en los anfibios como en las aves son considerables. En principio, Ons se considera limpia de esta especia invasora, pero nunca se debe bajar la guardia. Toda precaución es poca para salvaguardar una de las joyas de la corona del patrimonio natural gallego.

La entrada de animales ajenos al ecosistema natural del parque está prohibido. Ni los barcos de pesca, ni los veleros ni los de pasaje pueden traer a la isla especies que se consideran extrañas para su fauna o flora. Hasta para llevar canarios a la isla hay que tener un permiso especial.

Aún así, el verano pasado se consiguió capturar un visón americano en Ons. ¿Cómo llegó si no pudo traerlo ninguna embarcación? La respuesta está en la gran resistencia física de este animal como nadador, incluso en aguas abiertas como es el brazo de mar que separa Ons del continente. Desde la costa de Bueu hay unos catorce o quince kilómetros, mientras que desde Portonovo la separación es menor, en torno a unos nueve kilómetros. Los visones pueden nadar y llegar a la isla con relativa facilidad. Las cámaras colocadas precisamente en los posibles puntos de desembarco sirven como un sistema de alerta, que contribuye a asegurar la preservación del ecosistema insular.

El director del Parque Nacional, José Antonio Fernández, explicó que los lugares donde se han colocado las cámaras han sido elegidos cuidadosamente. Tienen que estar cerca de la costa y a la vez lo suficientemente alejados del mar para que las olas no se las lleven -en una campaña anterior perdieron entre cuatro y cinco por esta razón-. En el interior de la isla también están en algunos puntos sensibles y se recuerda a los visitantes que no está permitido manipular estos aparatos, que cumplen una función decisiva para proteger Ons de una especie voraz que causaría graves daños, porque «comen aves y pollos y también matan las salamandras», apuntó el máximo responsable de Illas Atlánticas. Los anfibios insulares son especialmente interesantes por sus peculiaridades genéticas, como población aislada desde hace siglos del continente; mientras que la isla acoge importantes colonias de aves marinas, sobre todo gaviota patiamarilla y cormorán moñudo.

«En Ons es factible que vuelta a aparecer el visón americano, como el que se quitó de la isla el verano pasado y que vino nadando», precisa Fernández. Así que es mejor estar preparados y frenar en seco su expansión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los ojos de Gran Hermano vigilan Ons