Aplazado el juicio contra el cerebro de una banda de narcotraficantes

Lui Voila fue detenido en Caldas al regresar a España tras cumplir condena en Macedonia


pontevedra / la voz

El próximo 3 de marzo es la fecha marcada por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial para la celebración del juicio previsto ayer contra un hombre, Lui Volina, acusado de dirigir un grupo criminar encargado de introducir droga en España y con conexiones en la Europa del Este. Este súbdito albanés es al parecer el cabecilla de una red internacional de narcotraficantes que fue juzgada ya por este mismo departamento judicial en 2017. Lui Volina se encontraba entonces cumpliendo condena en una prisión macedonia y fue declarado en rebeldía procesal. El procedimiento contra él se reactivó tras ser detenido en enero de 2019 por la Policía Local de Caldas tras haber regresado a España y establecerse en esta localidad.

De esta misma red formaba parte otro procesado, Eduardo Ramón E.V, cuyo juicio estaba también pendiente de celebración al hallarse en paradero desconocido. Se trata de una pieza secundaria en el engranaje criminal.

El fiscal antidroga Pablo Varela interesó ayer que se unificasen las dos vistas restantes en una por una cuestión de economía procesal. También el abogado de Lui Voula, Víctor Bouzas, solicitó al tribunal que contemple una acumulación de los dos procedimientos en uno.

Bouzas expresó su interés en llegar a un acuerdo con la Fiscalía a cambio de una reducción en la petición de condena, fijada en el escrito de acusación en 2 años de prisión por el delito de integración en grupo criminal; de 9 años de cárcel por tráfico de drogas y una multa de 860.062 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago.

El grupo que dirige Lui Volina fue juzgado en 2016, resultando una sentencia que incluía una multa de poco más de un millón de euros y una pena conjunta a 34 años de prisión para los seis acusados de distintas nacionalidades de delitos contra la salud pública y pertenencia a grupo criminal por vender heroína y cocaína en las comarcas de O Salnés y Umia durante el año 2012 y hasta mayo de 2013.

Sentencia al grupo

La sentencia imponía la pena de mayor gravedad a Sterling Detmar Buceta Charry, de origen estadounidense, con siete años de prisión y una multa de 320.000 euros por un delito contra la salud pública. A Francisco Javier Somoza Acha, natural de Vilanova, le impuso seis años de prisión y una multa de 215.015,59 euros por un delito de tráfico de drogas y un año por pertenencia a grupo criminal; a Mario Gago, de Barro, seis años y medio, seis y una multa de 215.015 euros; a Andy Hiseni, de Albania, y Guido Meldoli, de Italia, cuatro años y seis meses de prisión y una multa de 160.000 euros. El sexto condenado fue Rodrigo Silva Vila, de de Portas, a tres años y seis meses por un delito contra la salud pública.

La Audiencia consideró probado que Francisco Javier, Sterling y Mario se dedicaron entre 2012 y 2013 al acopio y comercialización de sustancias estupefacientes, heroína principalmente, aunque también cocaína y a asegurar las cantidades de dinero obtenidas en dicha actividad. Trabajaron en colaboración con terceras personas y siempre bajo la dirección y coordinación de Lui Volina y su compañera Elma Arifi.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Aplazado el juicio contra el cerebro de una banda de narcotraficantes