La aldea neolítica, libre de coches

Los comuneros de Salcedo prohiben el acceso rodado a las cabañas ante la fuerte presión de tráfico en la zona


pontevedra / la voz

La aldea neolítica de Salcedo ha superado todas las expectativas. Tanto de visitantes como de resistencia. Las torrenciales lluvias de las últimas semanas apenas han tenido repercusión en el entorno, a pesar de las pronunciadas pendientes que rodean el entorno. El presidente de los comuneros, Fernando Pintos, afirma que no es casual, sino el resultado de un trabajo planificado.

De igual forma los comuneros estaban seguros de que el monte de Salcedo necesitaba un recurso natural que fortaleciese el vínculo con los vecinos. Y la aldea neolítica ha hecho esa función.

Han decidido cerrar a la circulación todo el entorno de la aldea neolítica. La presión de tráfico era tal que los comuneros han querido preservar así ese entorno natural, invitando a los numerosos visitantes que se acercan hasta este lugar a recorrer a pie el último tramo, respetando los senderos y disfrutando del proyecto de bosque autóctono que están desarrollando en el monte.

Y es que la aldea neolítica lleva apenas tres meses abierta pero ya es un referente arqueológico tanto en Pontevedra como en Galicia. Los comuneros dejaron en manos de una empresa privada la organización de visitas guiadas, tanto para escolares como para público en general con el objetivo de garantizar un mayor rigor científico en la promoción de ese complejo de la Edad de Bronce.

La aldea está abierta para quien quiera visitarla de forma gratuita cualquier día del año. Está compuesta por una cabaña comunal, tres pallozas, corrales, fosas de almacenaje, un estanque y una zona en la que se recrean las hogueras que hacían los antiguos moradores de estas áreas. Además, el poblado prehistórico está delimitado por una empalizada de madera.

Pero los guías ayudan al visitante a procesar toda la información que ofrecen los paneles informativos. La empresa encargada de organizarlas, Ab Origine, prepara opciones de cara a la primavera, que podrán consultarse a través de su web, aborigine.es. De momento, y mientras el buen tiempo no acompañe, ofrecen visitas personalizadas con un precio de 150 euros y un cupo máximo de 50 personas. Y trabajan con los escolares. Hasta el momento han sido cuatro los colegios que ya visitaron el parque etnoarqueológico, en el que podrán desarrollarse talleres también.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La aldea neolítica, libre de coches