No hallan restos humanos en el pozo en el que buscaban a Sonia Iglesias

PONTEVEDRA

Ramón Leiro

Dos unidades de la Policía de Subsuelo se desplazaron hasta Pontevedra desde Madrid alentados por una nueva pista

23 ene 2020 . Actualizado a las 12:18 h.

Sin rastro de Sonia Iglesias. Ese es el resultado del nuevo operativo policial desplegado este miércoles en Pontevedra para tratar de dar con la pista de la mujer desaparecida en Pontevedra en agosto del año 2010. No han aparecido ni restos humanos ni ningún indicio que permita avanzar en la investigación que, sin embargo, continuará abierta.

En esta ocasión la policía desplegó un dispositivo en la parroquia pontevedresa de Marcón, donde se buscó a la joven dentro de un pozo. Hasta el lugar se desplazaron dos unidades de la Policía de Subsuelo desplazadas desde Madrid, así como agentes de la Policía Judicial y de la Brigada de Delitos Contra las Personas de la Comisaría General, que solicitaron el apoyo de los Bomberos de Pontevedra para achicar el agua del pozo, ya que las bombas que traían carecían de la potencia necesaria para vaciar el agua. Es al menos la tercera ocasión en la que esta unidad se desplaza hasta Pontevedra en el marco de esta operación, pues fue la misma que en 2018 inspeccionó detenidamente una finca de San Mauro propiedad de la familia de Julio Araújo, pareja sentimental de Sonia Iglesias y padre de su único hijo.

Durante varias horas, los agentes se centraron en vaciar el agua del pozo para posteriormente bajar en busca de pruebas o algún resto que pudiera esclarecer la desaparición de la pontevedresa Sonia Iglesias.