Veinticinco años sobre el escenario

Hugo Andrade celebra este domingo en Sanxenxo sus bodas de plata como actor


pontevedra / la voz

Hugo Andrade Padín (Portonovo, 1984) celebra este domingo sus bodas de plata como actor. Lo hará con espectáculo que subirá al escenario del Pazo Emilia Pardo Bazán de Sanxenxo a más de una treintena de actores aficionados que han compartido con él parte de esta trayectoria profesional. No faltarán momentos emotivos. Un vídeo resumirá estos últimos 25 años vinculados al mundo del teatro y de la escena, en los que Hugo Andrade ha dado clases de teatro a grupos infantiles, de mayores, de jubilados, de mujeres rurales y clases extraescolares en varios centros de las comarcas de Pontevedra y Arousa. Algunos de ellos compartirán con él escenario, recordando cómo las técnicas adquiridas en horas de ensayo les han hecho amar el teatro.

En las más de dos horas de espectáculo Hugo Andrade ha hecho un hueco a esas imitaciones que le han abierto tantas puertas. Con un vestuario diseñado especialmente para esta celebración Andrade dará vida de nuevo a las grandes folclóricas españolas: Rocío Jurado, Isabel Pantoja y Lola Flores. Y habrá un guiño también para las galas de Entretendas, eventos humorísticos que abarrotaban el Pazo Emilia Pardo Bazán hace no muchos años.

Hugo Andrade tiró de redes sociales para abrir la posibilidad de participar en el espectáculo a quienes deseasen hacerlo. «Y me sorprendió mucho la respuesta. La verdad es que estoy muy emocionado». Todos los que se presentaron voluntarios estarán. «Tendré, por ejemplo, a cinco chicos de mi primer grupo de teatro, que entonces tenían 11 años y repetirán la actuación que hicimos entonces. A ellas hasta les sirve el mismo vestuario de entonces. Y muchas otras personas importantes en mi vida».

Y es que Hugo Andrade, premio al Mejor Actor de la provincia en 2009 por su interpretación en La Casa de Bernarda Alba, ha diseñado para esta fiesta especial un espectáculo dinámico con fuerte contenido musical, en el que quiere agradecer el apoyo a quienes le han acompañado durante este cuarto de siglo, tanto sobre el escenario como respondiendo a cada convocatoria. Porque Hugo Andrade está acostumbrado a llenar auditorios.

De gira en México con Galtuk, espectáculo de La Fiesta Escénica

Una de las experiencias vitales y profesionales más intensas de Hugo Andrade tuvo que ver con La Fiesta Escénica. Formó parte de la compañía en 2011 y con ellos se fue de gira primero por Galicia y después dio el salto a México con Galtuk, un espectáculo circense de nivel internacional. Compartió escenario con artistas de gran nivel, algunos de los cuales habían trabajado en el Cirque du Soleil. Galtuk fusionaba circo, danza y teatro en un show de dos horas y media de duración para un público familiar. No fue fácil. «Interpretaba a una mujer obesa y llevaba un traje de espuma que pesaba 10 kilos. No podía desvestirme hasta que acabara el espectáculo porque era muy complicado ponerse aquello y tenía que sentarme cuando no actuaba para no tropezar con todo». En los tres meses que duró la gira recuerda que adelgazó 12 kilos. «Fue una experiencia muy dura porque aunque la compañía tenía mucho prestigio las condiciones en las que viven los actores son más bien austeras, pero estoy muy satisfecho de aquella época tanto en lo personal como en lo profesional», concluye.

De Teatro do Mar a dar clases optativas en el IES Sánchez Cantón

Hugo Andrade tenía solo 10 años cuando se subió por primera vez a un escenario. Lo hizo con el papel más corto de la obra que representaba entonces el grupo de Lembranzas, en Portonovo. «No me gustaba nada el teatro. Empecé porque me obligaban en casa». En su segundo año como alumno cuenta que contabilizó las palabras de todos los personajes y se quedó con el más corto. «Pero el último día se puso enferma la niña que tenía uno de los principales y me lo endosaron. En una escena tenía que zarandear a un compañero, que además me caía mal y me dí cuenta de que aquello me gustaba; que el teatro te permite interpretar personalidades mucho más complejas que la tuya propia».

A partir de ahí formó parte de los grupos de teatro de todos los centros educativos por los que pasó hasta que funda Teatro do Mar, una asociación que creó escuela en Portonovo, con más de 45 alumnos en sus clases. El portonovés es también el alma de Teatro Orballo. Su vinculación con el mundo del teatro activo se mantiene mientras cursa estudios como técnico superior en Animación Sociocultural y el ciclo superior de Animación Turística.

«A partir de ahí empiezan a llamarme para dar clase y comienzo a verlo como una salida laboral. Hasta entonces nunca se me ocurrió que se pudiese vivir del teatro», apunta.

En la actualidad Andrade imparte clases de teatro en el IES Sánchez Cantón, da clases a grupos y se encarga de animación musical en bodas a través de Discotecas Móviles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Veinticinco años sobre el escenario