Pontevedra / La Voz

Cada día está la misma estampa. Cualquiera que venga en coche desde Marín puede ver en Mollavao y la carretera vieja dos vertederos que con mayor o menor frecuencia están llenos de basura de todo tipo. Pero, ¿quién echa todos esos desperdicios ahí?. Y sobre todo, ¿cuándo lo hacen? La imagen es desoladora.

Entre la basura se encuentra todo tipo de objetos, desde váteres, restos de electrodomésticos, material de obras, muebles, colchones, maletas, cintas de vídeo de Al Pacino y Robert de Niro, carteles del Discóbolo de Mirón y hasta bidés. La rotonda de la avenida de Marín se ha convertido desde hace años en una especie de vertedero incontrolado en el que todo tiene cabida, lo mismo que ocurre al otro lado, justo detrás del aparcamiento disuasorio de Mollavao, en la carretera vieja de Marín. Hasta el pasado agosto vivía un indigente, al que el fuego le quemó todas sus pertenencias y tuvo que abandonar la zona. Había convertido un viejo camión en desuso en su hogar junto a restos de material de obra. Ahora él ya no está allí, pero el espacio sigue siendo un vertedero incontrolado al final de la calle Rosalía de Castro. Al igual que el que está al otro lado, todo tiene cabida. La montaña de basura sigue creciendo sin solución, se ha convertido en un cementerio de electrodomésticos y muebles a los pies de una zona residencial. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

¿Quién convierte la entrada de Pontevedra en un vertedero?