Pontevedra en la «Cumbre de Greta»

El alcalde Fernández Lores, la profesora Miriam Campos y activistas como Héctor Santorum, entre otros, ponen el acento local en la COP25


Después de lo visto desde que el viernes la niña sueca se bajó del tren Lusitania en la Estación de Chamartín da la impresión que la Cumbre de Madrid por la Emergencia Climática solo empezó desde que Greta Thunberg llegó. Aunque seguramente quedará recordada para la posteridad como la Cumbre de Greta, por el fortísimo arrastre mediático de la joven activista, no sería justo olvidar el protagonismo de cientos de personas que participan a lo largo de esta COP25. Entre ellos unos cuantos pontevedreses a los que enseguida citaré.

Si me atengo a lo declarado a La Voz de Galicia por Manuel Santos, voceiro de Greenpeace en nuestra comunidad, «o efecto Greta danos moito impacto e a esperanza de mobilizar a moita xente nova para a causa climática». O sea que es positivo el revuelo mayúsculo originado en torno a una adolescente escandinava de 16 años incluso para quienes como este activista llevan más tiempo que la edad de Greta, en la lucha por salvar la Tierra.

Realidades paralelas

No deja de alucinarme la sensación de que esta Cumbre del Clima se mueve en planos paralelos que aparentan estar disociados. Por un lado, hay una realidad palpable, la del movimiento juvenil, transversal, internacional fuertemente concienciado y movilizado, como se tradujo en la masiva manifestación del viernes.

Por otra parte, está la cruda realidad que nos avisan desde hace años por una legión de ponentes y panelistas, entre ellos muchos investigadores, además de cargos públicos, que ponen la erudición y la gestión a disposición de la alerta climática. Muchos de ellos están en la Cumbre de Madrid, aunque ocupen menos titulares. Entre ellos están más de media docena de pontevedreses que también aportan sus granitos de arena en esta Cumbre por la Emergencia Climática. Son, desde cargos públicos, pasando por un dirigente empresarial, hasta una profesora de colegio y un alumno de la Universidade de Vigo.

El alcalde de Pontevedra, su homólogo vigués -como presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP)-, la titular de la Diputación Provincial y un eurodiputado de Lalín conforman el elenco de los políticos locales a los que se escucha en esta Cumbre. Mientras que la representación de la infantería social corre a cargo de Miriam Campos Leirós, docente del CEIP Antonio Palacios de O Porriño, portavoz en España del colectivo Profes por el Futuro; o de Héctor Santorum, alumno de Ingeniería de la Ciencia en el campus vigués, único representante gallego del movimiento juvenil Fridays for Future que lidera la citada Greta Thunberg; y finalmente Eduardo Abad, profesional de Vilagarcía, presidente de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, elegido por la campaña lanzada por UPTA para la reactivación económica en municipios del rural de toda España.

Lores «superstar»

De todos ellos, es evidente que Miguel Anxo Fernández Lores puede presumir de haber sido requerido ya en dos ocasiones en lo que va de Cumbre a participar como ponente. El miércoles, coloquio sobre urbanismo y clima. Ayer sábado, políticas municipales frente a la contaminación atmosférica.

El caso de Pontevedra concita atención como ejemplo activo del modo en que un gobierno local puede influir en la eliminación de las emisiones de CO2 mediante políticas de movilidad. Lores apeló al «¡sí se puede!» de los ayuntamientos empleando y exprimiendo para ello el ámbito de sus competencias en materia de tráfico y urbanismo. Para plantar limitaciones al tráfico de coches recuperando espacios urbanos para el peatón. El alcalde pontevedrés hace las delicias de auditorios como los que tuvo en Madrid al afirmar que «si el 70 % de la Humanidad vive en ciudades y son los vehículos a motor los que generan el 70 % del CO2, cuando tomas medidas desde un ayuntamiento para reducir el tráfico rodado, obtienes más seguridad y un mejor medio ambiente». El regidor pontevedrés cautivó al auditorio cuando les cuenta que con las medidas de calmado de tráfico se han reducido las emisiones de monóxido de carbono un 67 % en la ciudad del Lérez.

Aunque no queda todavía la trastienda de los problemas de atascos de tráfico que recidivan como ahora en Navidades hasta el esperpento de que un concejal nos pida que hagamos las compras escalonadamente.

Misión común

A todos nuestros paisanos protagonistas en la Cumbre del Clima les corresponde la misma obligación: concluir este evento «con medidas y acciones evitando cerrarla como otro debate vacío sobre la emergencia climática que los ciudadanos ya no soportarían». La frase que cito pertenece precisamente a otro de nuestros pontevedreses protagonistas: el eurodiputado Nicolás González Casares. Lalinense de 47 años, enfermero de profesión, fue concejal y teniente de alcalde de la villa del Deza. Ahora es uno de los tres únicos eurodiputados que representa al Parlamento Europeo en esta COP25. Como tal aboga por que sea la UE quien lidere la lucha contra el cambio climático, pero exige más ambición de los 27 estados miembros. «La reducción del 55 % de emisiones nacionales de gases de efecto invernadero con respecto a los niveles de 1990 es imprescindible para hacer frente a la emergencia climática”, proclamó.

Yo le compro la propuesta pero ¿Alguien se acuerda de que los cuatro países que más contaminan en el mundo, no están ni se les espera en Madrid?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Pontevedra en la «Cumbre de Greta»