«Las unidades de salud bucodental son como Teruel: ¡Existen!»

El doctor Constantino Lagarón se propone desmontar muchos bulos; el primero, que el dentista público solo arranca muelas


vilagarcía / la voz

Charlar un rato con el doctor Lagarón (Lugo, 1960) basta para percibir la pasión por lo que hace. Y, sobre todo, por dar visibilidad a las unidades de salud bucodental que funcionan en el Servizo Galego de Saúde y ofertan, cada vez, más prestaciones. La gente suele pensar que lo conveniente es acudir a una consulta privada. Nada más lejos de la realidad. Este es el primer bulo que se propone desmontar en la quinta Charla Saudable que el martes acogerá, a las 20 horas, el auditorio de Vilagarcía.

-¿Tantos bulos circulan sobre el mundo de la salud oral?

-Y tanto que sí. Hay sitios a los que solo les falta regalar pollos, como los supermercados. Que si se cepilla usted con esta pasta no se le van a caer los dientes, que si las enfermedades de las encías se le van a curar con esto otro...

-No hay soluciones mágicas.

-No, no las hay. La enfermedad periodontal existe y existirá, y la forma de prevenir es importante para lograr que nuestros pacientes tengan una salud mejor que hace años. Uno de nuestros deberes es informar y contar la verdad. La nuestra es un especialidad muy en boga, porque cada vez se le da más importancia al aspecto físico, y la boca y la cara son la puerta de entrada de cualquier persona. Eso se aprovecha para vender productos que en realidad no son efectivos. Y muchas veces tienen que ver con el dinero. Pero ninguna pasta puede blanquearle los dientes a cualquier persona, ni tampoco es cierto que todo el mundo pueda entrar en una consulta con la boca destrozada y salir dos horas después con una boca para comer manzanas y una buena churrascada.

-¿Qué es lo fundamental para tener una buena salud bucodental?

-La prevención y las revisiones periódicas, sin duda. Hay muchos factores que intervienen. Predisposición familiar, factores genéticos, la alimentación o el buen acceso a un estado de bienestar que incluye atención sanitaria.

-Sin embargo, y también sucede con otras especialidades, como la oftalmología, se suele pensar que las consultas públicas prestan un servicio escaso y que lo mejor es acudir al dentista privado.

-Es probable que seamos los grandes olvidados. Pero las unidades de salud bucodental del Sergas son como Teruel: ¡Existen! Llevan funcionando muchos años en Galicia. Sin embargo, muchos pacientes acuden exclusivamente cuando tienen dolor o porque piensan que el dentista de la Seguridad Social está tan solo para arrancar muelas y dientes. No solo hacemos muchas cosas, sino que también está en marcha una nueva cartera de servicios.

-¿Por ejemplo?

-Tenemos un programa de exploraciones preventivas, en atención primaria, que es nuestra principal misión. Para niños, para mujeres embarazadas, para pacientes polimedicados, para el diabético, para inmunodeprimidos... A los niños de 6 a 14 años se les van a empastar las muelas definitivas. En los tramos de edad temprana se va a diagnosticar cualquier malformación y un sinfín de patologías para evitar que en el futuro el niño tenga una salud oral inadecuada. Tenemos que evitar que nos aparezca un niño de nueve años con una muela totalmente rota, que sea la primera vez que acuda a consulta y vaya con sus padres únicamente a sacar esa muela.

-¿Y un adulto, digamos, sano? ¿Puede hacer sus revisiones en la unidad del ambulatorio?

-Pero, por supuesto. No hace falta ningún volante. A través de Internet, por vía telefónica o directamente en el centro de salud le darán una cita para el dentista. El Sergas está haciendo un esfuerzo importante para aumentar recursos humanos y evitar esperas. Menores, en todo caso, que las que se dan en otras especialidades. Y una urgencia se atiende en el momento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Las unidades de salud bucodental son como Teruel: ¡Existen!»