La prohibición no evita que se fume en el entorno de hospitales

La mayoría de los que se saltan la norma son usuarios. En octubre fueron 145


pontevedra / la voz

Hace poco más de tres meses, en julio, la dirección del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra (Chop) instalaba señalización de prohibido fumar en las entradas principales y de urgencias de los dos hospitales públicos de la ciudad, Montecelo y Provincial. Esa medida, que fue acompañada de otras acciones, se implantó ante el creciente incumplimiento de la Ley Antitabaco -que data del 2005 y fue modificada en el 2010- tanto por parte de los usuarios como, en menor medida, de trabajadores sanitarios.

Aunque en estos tres meses la evolución es positiva si solo se atiende a las cifras, lo cierto es que sigue siendo habitual que la gente fume en las entradas de los hospitales. Esta misma semana, antes de una concentración del colectivo Enfermeiras Eventuais en Loita, varias personas fumaban junto a la puerta principal del Provincial. Y eso a pesar de los carteles colgados en la pared, a cada lado de la puerta, de un círculo blanco pintado en el suelo y de la llamativa señalización que se colocó en una de las rampas de acceso, donde se especifica además que no se puede consumir ni productos del tabaco ni cigarrillos electrónicos.

Esta fue la respuesta que este periódico recabó de un usuario que, junto a otros dos, fumaba, cigarrillo en mano, a escasos metros de la puerta. «Sí, ya sé que no se puede fumar. Pero también dicen que fumar es malo y los médicos fuman».

¿Cuánta gente fumaba antes de la campaña y cuánta gente fuma ahora en los entornos hospitalarios? Los datos oficiales que facilita el Complexo ofrecen una comparativa entre los meses de junio y octubre de este año. A tenor de las cifras, en Montecelo se saltan más la ley que en el Provincial, y fuman mucho más los usuarios que el personal sanitario. Los números proceden de las rondas que cada día realizan los vigilantes de seguridad. En junio, en Montecelo se contabilizaron 287 usuarios fumando, mientras que fueron 76 trabajadores. En octubre, la cifra de usuarios bajó hasta los 120 y la de empleados se quedó en 13. En el caso del Provincial, se pasó de 55 usuarios pillados en junio a 25 en octubre, y de 2 trabajadores a 3.

En total, en el conjunto del Chop fueron 420 las personas que incumplieron la ley en junio, mientras que en octubre se redujeron hasta las 161, un 62 % menos.

La campaña que emprendió el Chop no se limitó al exterior de los centros sanitarios, sino que también se dirigió a los llamados «puntos calientes» del interior de los hospitales, tales como escaleras de emergencia y baños. El papel de los vigilantes de seguridad es esencial para informar y evitar que se fume, si bien los propios profesionales reconocen que muchas veces cae en saco roto. La campaña se canalizó a través del grupo de acción de cesación tabáquica, que coordina el subdirector de Calidade.

«En principio no vamos a multar, las sanciones son duras y no hay vuelta atrás»

 

c. b.

Jorge García-Borregón es el subdirector de Calidade, Atención ao Paciente e Admisión del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. El pasado agosto afirmaba que el mensaje de la campaña era claro, «que no se fume en los centros ni en las entradas». Tres meses después de instalarse la primera señalización toca hacer balance.

-Pese a todas las medidas se sigue fumando en las entradas de los hospitales. ¿Qué van a hacer?

-En la última reunión decidimos reforzar todavía más la señalización. Donde está la garita de Montecelo se van a instalar ceniceros exteriores con la leyenda «Apaga antes de entrar». En el Provincial vamos a poner la señalización que está en el suelo en una de las rampas también en la otra. Y en la zona de urgencias también ceniceros exteriores.

-La Ley Antitabaco contempla sanciones. ¿Van a empezar a multar?

-En principio, no. Vamos a esperar, vamos a dar un margen de un mes. Las sanciones son altas y si hay reiteración son ya muy duras y entonces no hay vuelta atrás. Otras áreas sanitarias sí que a lo mejor están multando. Nosotros hemos decidido esperar un poco más para ver qué pasa porque la evolución en el número de usuarios y trabajadores es positiva, sin olvidar que el objetivo es que no se fume nada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La prohibición no evita que se fume en el entorno de hospitales