El autor del crimen de Ponte Caldelas, 18 años y medio de cárcel y alejado dos décadas de la viuda del hombre al que mató

La Justicia desestima la petición de la familia de la víctima para que se investigue a la mujer del fallecido


Pontevedra

La Audiencia de Pontevedra acaba de condenar a Marcos Vidal González a 18 años y medio de cárcel por matar a Manuel Ángel Rivas Muiños en Ponte Caldelas en el año 2015. Manuel era el marido de Sandra, la mujer con la que Marcos mantenía o había mantenido una relación sentimental, tal y como quedó de manifiesto en el juicio celebrado en la Audiencia de Pontevedra. 

La Justicia, además de la pena de prisión, le impone también ocho años de libertad vigilada una vez finalizada su etapa en la cárcel y una orden de alejamiento de 23 años de Sandra, de la viuda de Manuel. La Audiencia falla así después de que un jurado popular declarase culpable por unanimidad a Marcos Vidal Gónzález

El tribunal, precisamente, habla de que Marcos Vidal tenía una «relación sentimental intermitente» con Sandra y que el día 28 de noviembre acudió al domicilio de esta mujer  con el propósito de comprobar si todavía vivía con Manuel. En casa estaba únicamente la vítima. Marcos, al ver que marido y mujer seguían compartiendo lecho, decidió acabar con la vida de Manuel. Queda probado que le asestó diversas puñaladas, ocasionándole la muerte. La Justicia también considera probado que Marcos le hizo una foto a Manuel cuando ya le había herido de muerte y que se la envió por teléfono a Sandra. 

Se le condena como autor de un delito de asesinato con el agravante de alevosía y enseñamiento y se le imponen los citados 18 años y medio de cárcel. Eso sí, se le aplica el atenuante de confesión y de dilacciones indebidas, ya que lleva cuatro años de cárcel sin que se celebrase el juicio. Igualmente, tiene que indemnizar a los padres de Manuel con 40.000 euros por cabeza y con 30.000 euros a Sandra. 

La Justicia, eso sí, no accede a investigar a la viuda. Cabe recordar que la mujer llegó a estar investigada anteriormente por esta muerte tras pedirlo así la familia de la víctima. Pero finalmente se sobreseyó la causa y no se sentó en el banquillo de los acusados. A raíz de su testimonio en el juicio, en el que insistió por pasiva y activa en que ella no había tenido ninguna relación sentimental con el autor del crimen, la familia de Manuel volvió a pedir que se le investigase. Concretamente, se solicitó que se dedujese testimonio contra la viuda por haber mentido en el juicio. Pero la Justicia rechaza esa petición. 

El calvario de Manuel antes de que lo matasen

María Hermida

Distintos testigos en el juicio por la muerte de un vecino de Ponte Caldelas narran el miedo y desasosiego que sufría la víctima

A Manuel Rivas le mataron el 28 de noviembre de 2015 en su piso de Ponte Caldelas. Murió, a los 39 años, después de que Marcos Vidal, autor confeso de la muerte, le propinase quince cuchilladas. Pero estos días, en los que se celebra el juicio por este crimen en la Audiencia Provincial de Pontevedra, las declaraciones de numerosos testigos evidencian que Manuel murió tras sufrir un calvario. Dicen que vivía con miedo y desasosiego y que en los quince días previos a su muerte su nerviosismo parecía haber aumentado sobremanera. ¿Por qué sufría Manuel? Las declaraciones de su propia viuda, de un amigo de él o del detective que contrató dan pistas de lo que le pasaba a este hombre.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El autor del crimen de Ponte Caldelas, 18 años y medio de cárcel y alejado dos décadas de la viuda del hombre al que mató