El conflicto de Cataluña embarra también el debate en Pontevedra

El PP obtuvo lo que buscaba: el rechazo del BNG a apoyar a las fuerzas de seguridad


Pontevedra / La voz

El PP de Rafa Domínguez obtuvo ayer un doble botín en un pleno municipal marcado por una moción urgente presentada por su grupo sobre el conflicto de Cataluña. Por un lado, logró lo que llevaba buscando desde el inicio del mandato: que los socios de gobierno (BNG-PSOE) sacaran a relucir sus diferencias y votaran en sentido diferente una moción de la oposición. Y, por otro lado, subrayar una supuesta radicalización del BNG, a las puertas de unas elecciones generales, al votar en contra de una moción para mostrar el apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado desplegados en Cataluña.

Y por si cabía alguna duda sobre la intencionalidad electoralista de la moción del PP, el propio Domínguez lo dejó claro al cerrar su intervención: «La gente tiene que saber que votar a Ana Pontón es votar a Torra»,

Lo curioso es que Domínguez pronunció esta frase para cerrar un turno que el mismo abrió negándose a introducir una enmienda del PSOE alegando que «estamos en un pleno municipal y aquí solo tratamos asuntos que competen a Pontevedra».

«Apoyo sin fisuras»

¿Y qué proponía el PSOE? Su portavoz, Tino Fernández, planteó añadir un segundo punto a la parte resolutiva de la moción del PP para exigir de los partidos políticos con representación nacional «un apoyo explicito y sin fisuras» a las decisiones adoptadas por el Gobierno central en relación con la situación política en Cataluña. EL PP se negó a aceptarlo.

En medio quedó un debate muy duro, con Domínguez acusando al Bloque de «querer trasladar el problema catalán a Galicia» y de mantener una postura «indecente e indefendible» porque, afirmó, «votar en contra de esta moción es estar en contra de la Policía y a favor de los radicales». Asimismo, criticó al PSOE por «pactar» con Bildu en Navarra y por «apoyar» a Torra en la moción de censura planteada por Ciudadanos.

«Con Fraga no pasaría»

Tino Fernández, por su parte, acusó al PP de pactar con «fascistas» y de ser un partido «que va a la deriva y se alimenta de carroña». «Con Fraga esto no hubiera pasado porque él si tenía sentido de Estado», llegó a afirmar el socialista. Desde el BNG, Carme da Silva exigió que el portavoz del PP retirase sus acusaciones: «O BNG sempre defendeu a vía do consenso e o diálogo».

La moción se aprobó con los votos a favor de PP, PSOE y Ciudadanos.

El voto telemático seguirá esperando

Pontevedra no implantará, de momento, el voto telemático en los plenos. La propuesta del PP para hacerlo en aras de la conciliación -se defendía que se pueda votar a distancia en casos de bajas de maternidad o de paternidad y por enfermedad grave- fue rechazada por el bipartito por una cuestión más de forma que de fondo.

El PP proponía aprobar la implantación del voto telemático, y posteriormente crear una comisión para pactar la necesaria modificación normativa y finalmente dejar en manos de los técnicos la selección de la vía idónea para articular el voto telemático.

El gobierno local, por el contrario, es partidario de que antes de nada se solicite un informe jurídico sobre la viabilidad de permitir el voto a distancia, ya que la Ley de Bases de Régimen Local no lo contempla. Además, desde el gobierno se alegaba que no existe urgencia para el acuerdo.

El PP rechazó la opción planteada por el bipartito, mantuvo su moción y esta acabó siendo rechazada.

Descartan que haya riesgo de derrumbe en la Casa Consistorial

La Casa Consistorial no se viene abajo. Ni mucho menos. A pesar de la alarma sembrada por el PP -la semana pasada su concejala Pepa Pardo llego a tachar de «irresponsable» que se permita que haya funcionarios trabajando en el inmueble-, el gobierno local descartó ayer cualquier riesgo. Anabel Gulías (BNG) subrayó que el Concello acometió en el año 2013 un proyecto de mejora estructural y de renovación completa de la cubierta. Y que la planta superior no está clausurada por riesgo de derrumbe, sino simplemente «sen uso».

La edil del BNG recordó que son los servicios técnicos municipales los que trabajan actualmente en la planta baja de ese edificio, y que serían estos profesionales los primeros interesados en alertar de la existencia de riesgo, en caso de existir.

Los votos del bipartito (BNG-PSOE) bastaron para rechazar la moción del PP en la que se exige la «rehabilitación integral» del histórico edificio de la plaza de España y que el presupuesto municipal para el 2020 incluya una partida para acometer el proyecto.

Desde el gobierno local se trató de excluir de la moción la parte relativa al presupuesto, pero el PP se negó y mantuvo el texto original.

Solo el concejal de Ciudadanos, Goyo Revenga, apoyó la propuesta del PP y se quejó de que el mobiliario que se emplea para los plenos en el Teatro Principal resulta perjudicial para la espalda de los concejales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El conflicto de Cataluña embarra también el debate en Pontevedra