Una despensa insospechada en el monte

O Bioco ha hecho de la recolección de setas en la provincia un arte seguro. Desde la asociación pontevedresa lo mismo peinan los montes que asesoran a los aficionados sobre las setas recogidas


vigo / la voz

Juan Castiñeira, micólogo de O Bioco, en Pontevedra, está de suerte. Sus salidas al monte en busca de setas le están deparando grandes alegrías. Hace unos días contaba que había encontrado un ejemplar de laetiporus sulphureus, popularmente conocida como gallina de los bosques por su característico sabor a pechuga de pollo. Ahora, nuevamente, ha topado otra seta singular. Había partido desde Pontevedra al monte de Forcarei el pasado martes, donde estaba en plena recolección. Allí, a los pies de un roble, topó lo que le parecía una Perenniporia Fraxinea, una especie que abunda en el sur de Inglaterra pero que es muy infrecuente en la Península Ibérica. A Castiñeira, con larguísima experiencia en micología, le parecía que no había fallado en la identificación. Pero le quedaba alguna duda. Así que se puso en contacto con la Sociedade Galega de Micoloxía para que le ayudasen a clasificar bien el ejemplar. En esta entidad también creían que se trataba de una Perenniporia Fraxinea, pero tampoco estaban al 100 % seguros. Así que finalmente se recurrió a la Universidade de Santiago, concretamente al departamento de Edafoloxía de la Facultad de Bioloxía para que la identificase. Y, sí, se concluyó que era la citada seta.

¿Qué valor culinario tiene esa especie? Si se bucea en Internet, lo que se encuentran son frases muy rotundas en las que se señala que no tiene relevancia alguna para la cocina. Pero Juan Castiñeira, que ya la utilizó en más ocasiones, sí le topa usos a la Perenniporia Fraxinea. «É unha seta medicinal, con propiedades anticanceríxenas, hipoglucemiantes ou de reparación hepática», indica. También cuenta cómo tomarla. «Sécase e móese e tómase moída, en infusión, en iogures ou con froita», informa.

Con sabor a pollo

Muy alejada de las características del otro hallazgo de esta semana: la seta de diez kilos en el monte Acibal, en Moraña. Apareció «na cañota dun carballo centenario», recordaba hace unos días. Y, según cuenta, no es un ejemplar cualquiera: «Trátase dunha laetiporus sulphureus, que popularmente se coñece como a galiña dos bosques porque é unha seta cun sabor moi parecido ao da peituga de polo. Soen alcanzar tamaños moi grandes, penso que é porque aquí o clima e o chan lles é propicio. Xa doutra vez atoparamos unha un pouco máis grande aínda», comentaba también para La Voz hace unos días.

«É necesario cocela durante un tempo considerable, para eliminar as substancias tóxicas que ten», manifiesta. Dice el experto que, tras los minutos de cocción, la seta es comestible y con ella se pueden hacer las más variopintas recetas.

Productos de las rías baixas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una despensa insospechada en el monte