Pichón, la paloma empeñada en desayunar gratis y bajo techo en Pontevedra

Las aves ya no solo se llevan las tapas de las terrazas, sino que se cuelan en los bares. Ocurre en el Don José, un local donde se han rendido ante un pájaro ladrón de migajas


Pontevedra

Hace tiempo que los pontevedreses se han acostumbrado a que las palomas y gaviotas pueblen las terrazas. De hecho, en muchas mesas exteriores hay que comer los pinchos a la carrera para evitar que un ave se lo acabe zampando primero. Y eso que tanto el Concello de Pontevedra como el de Marín tienen planes de control de ambas especies

Pues hay alguna paloma que ya no solo se conforma con las terrazas, sino que diariamente, y casi siempre a la misma hora, se cuela en el interior de un bar a picar las migajas que van quedando de desayunos o tentempiés de media mañana. Ocurre en el Don José, un mítico bar que hace esquina en calle Fernando Olmedo y en el que, por su ubicación próxima al Centro Galego de Tecnificación Deportiva (CGTD) no es raro toparse en él con grandes campeones deportivos como Javier Gómez Noya o Teresa Portela, por citar solo dos ejemplos. Pues en ese establecimiento, desde hace algún tiempo, una paloma entra todas las mañanas por la ventana y empieza a picotear todas las migajas de bizcochos o churros. Eso sí, es respetuosa y se lanza a por los trocitos del suelo, nada de lanzarse a por las mesas. 

Así lo hacía esta misma mañana de martes, ante la mirada impasible de numerosos estudiantes que tomaban mesa en el local. Juana y Óscar, los camareros, hacían algún que otro intento por echarla fuera. Pero Óscar reconocían que ya se han rendido ante estas visitas diarias del animal: «No hay manera, por mucho que la eches vuelve todos los días, así que hay que aguantarla. Y siempre es la misma», indicaba ese hombre bandeja en mano. Luego, no sin humor, indicaba que ya incluso la ha bautizado como Pichón. 

El Don José no es el único bar de Pontevedra que lidia con palomas y gaviotas. Numerosos establecimientos se quejan de que las aves se llevan la comida de las terrazas y que rompen mucha vajilla. «Vienen volando y se llevan hasta los bollos de leche grandes. Nos rompen las copas», contaba en una entrevista en este periódico el camarero del Bar Bicos, uno de los afectados por este problema. 

Frente a esa realidad, la de las quejas por la proliferación de palomas y gaviotas en Pontevedra,  está la otra, la de los niños que se pirran por darle de comer a las palomas en A Ferrería. De hecho, la imagen de los críos dando maíz a las palomas en la citada plaza es casi una postal permanente en Pontevedra en días de buen tiempo. 

¿Cuánto comen las palomas de A Ferrería?

maría hermida

Los quiosqueros venden unos 100 kilos de maíz a la semana en bolsas de 250 gramos; es su producto estrella

Ni las gominolas míticas como los corazones o el regaliz; ni las pipas de Facundo; ni los clásicos Donetes con los que, tal y como decía el anuncio, te salen amigos hasta de debajo de las piedras. En los dos quioscos de chucherías de la plaza de A Ferrería el producto estrella es amarillo y viene del campo. Se trata, cómo no, de pequeñas bolsas de maíz que van de la mano de los niños a la boca de las palomas que pueblan la plaza. En un día soleado como los que abundaron en octubre, era difícil permanecer diez minutos en A Ferrería sin ver a algún pequeño alimentando a las aves. Así que la pregunta está servida: ¿Cuánto comen estos animales? Los quiosqueros dan una respuesta aproximada: venden casi cien kilos de maíz a la semana para los pájaros.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Pichón, la paloma empeñada en desayunar gratis y bajo techo en Pontevedra