La ampliación de la depuradora de Os Praceres prevé reducir olores e impacto visual

La Xunta dice que es necesaria aunque solo fuese para la ciudad de Pontevedra


pontevedra / la voz

La ampliación de la depuradora de Os Praceres no tiene vuelta atrás, al menos desde el punto de vista de la Consellería de Infraestruturas, al ser la única forma de garantizar un tratamiento adecuado a las aguas residuales de la comarca. Aún en el caso de que solo se siguiese utilizando únicamente para los flujos de la ciudad, seguiría siendo exigible su ampliación. La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, manifestó que se han tenido en cuenta algunas de las quejas de los vecinos, por lo que su ampliación se hará hacia los terrenos de las balsas en desuso de Ence y se tomarán medidas para reducir el impacto visual y odorífico. La conselleira precisó: «Aínda empregando as tecnoloxías máis compactas dispoñibles e que nos Praceres se trataran só as augas do concello de Pontevedra, a depuradora debería ser ampliada igual». La Xunta iniciará la próxima semana la tramitación ambiental de este proyecto, que estará dotado de una partida de 50 millones de euros.

Infraestruturas justificó este importante inversión para la incorporación de los procesos de eliminación de nitrógeno y fósforo y dar así cumplimiento a las exigencias europeas sobre el tratamiento de aguas residuales y el estado de la ría. Esta obra permitirá, asimismo, poner fin a la anomalía que supone la entrada de agua de mar en la red que deriva en la EDAR y que hace que se depure agua salada inútilmente. Además, desde el departamento autonómico se añadió que se actuará en la red del nudo de Ence para evitar los vertidos directos al mar y se hará un campo de fútbol en Os Praceres para uso de los vecinos como compensación para la parroquia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La ampliación de la depuradora de Os Praceres prevé reducir olores e impacto visual