La sentida dimisión de Carlos Ferrer, el joven salvador de gatitos

A los 15 años fundó junto a su hermana Difusión Felina y ahora anunció, en un emotivo escrito, que deja la presidencia de esta entidad


pontevedra

Carlos Ferrer es un pontevedrés que en los últimos años se ha convertido en un auténtico salvador de gatitos. Tras ser voluntario desde los doce años en entidades como os Palleiros o el refugio de Cambados, a los 15 años él y su hermana volaron por su cuenta y empezaron a rescatar gatitos de la calle.

En el año 2012, acabaron montando una asociación llamada Difusión Felina, que se convirtió en la esperanza para muchos felinos. Llevan desde entonces trabajando por los gatos, tratando de darles un hogar a aquellos que no lo tienen y de esterilizar y cuidar las colonias callejeras. Ahora, Carlos Ferrer ha anunciado que dimite como presidente de la asociación. Lo ha hecho en un sentido comunicado a través del Facebook de Difusión Felina, en el que dice cosas como que «si hace ocho años alguien hubiera dicho que Difusión Felina Pontevedra sería una asociación que salvaría tantas vidas, creo que ninguno de los que empezamos lo podríamos imaginar. Aquello que empezó siendo una afición de tres niños de 15 años, que de sus ahorros y de pedir ayuda a conocidos intentaban cuidar y salvar gatitos de la calle allá por el año 2012, y que en la actualidad se convirtiese en la única esperanza de vida para muchos gatos abandonados, no puede existir mejor palabra que lo defina que orgullo».

Dice después que deja de ser presidente de Difusión Felina y que ya no tendrá ninguna responsabilidad sobre la misma. Eso sí, indica que continuará como portavoz. Señala que se marcha con una sensación agridulce: «Si algo me da pena de todo esto es que esta labor nunca fuera lo suficientemente reconocida por las instituciones públicas, cuando hemos estado durante años sacándole los problemas de encima, cuando la responsabilidad es de ellos, no nuestra».

Agradece la colaboración de los que estuvieron, están y estarán ligados a Difusión Felina y se despide diciendo que la entidad es un sueño hecho realidad «y con el que otra gente con ilusión, fuerza y ganas debe continuar».

Numerosas personas agradecieron a Carlos Ferrer su trabajo como presidente de Difusión Felina, y algunos señalaron cosas como que «un ejército de miaus que te hace una ovación de despedida». Los comentarios a través de las redes sociales destacaron la labor altruista de este joven, que en una entrevista en La Voz contaba que, pese a haberse convertido en un salvador de gatitos, paradójicamente, de pequeño le tenía miedo a los animales. También desgranaba en esa entrevista todo el trabajo que su hermana y él llevaban tiempo haciendo, 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

La sentida dimisión de Carlos Ferrer, el joven salvador de gatitos