Próxima parada: el test olímpico en las pistas de Tokio

Adrián Sieiro y Sergi Vallejo viajan esta semana a la capital nipona tras el Mundial


Toca descansar. Después de quedar quintos en la final B del Mundial de Szeged, Sergio Vallejo y Adrián Sieiro cogen aire para planificar su año, una temporada que tendrá como objetivo final el clasificarse para los Juegos Olímpicos de Tokio. Tienen por delante una semana para descansar antes de coger rumbo hacia la capital nipona para el Test Event, una prueba en las pistas olímpicas donde ambos buscarán sacudirse los malos resultados del Mundial. «La Federación dijo que si hacíamos criterios de calidad en la Copa de Alemania podríamos ir a este test en Tokio», explica Sieiro, que viajará junto a Sergio Vallejo el próximo fin de semana a las pistas en las que un año después se celebrarán los Juegos.

La prueba no valdrá de nada si no logran meter al C-2 en el preolímpico de mayo. «Ese es nuestro objetivo», puntualiza Vallejo, que no se fija objetivos más allá de esos. Cuando regresen del test de Tokio tendrán un mes de descanso antes de reincorporarse a los entrenamientos en el centro de alto rendimiento de Sevilla donde trabajan desde hace años. «Este año me quedaré en Sevilla, después no sé lo que haré», subraya Sergio Vallejo, que no descarta prologar su preparación más allá de Tokio. «Una de las dos plazas europeas de C-2 tiene que ser para nosotros», indica el palista de Poio, que espera seguir compartiendo embarcación con Adrián Sieiro. Este último asegura que «espero seguir compartiendo con Sergio el C-2, empezamos este ciclo olímpico juntos y nos gustaría acabarlo así».

Los dos quieren sacarse la espinita del Mundial que concluyeron «un poco disconformes con el resultado», explica Vallejo, quien ve en la lesión de Adrián Siero uno de los hándicaps de esta cita internacional. «Ha sido un año complicado, Adrián estuvo lesionado mucho tiempo», comenta su compañero de embarcación, que lejos de buscar excusas sobre su resultado, reconoce que en la distancia de mil metros les costó más que si hubiesen sido 500. La explosividad y al velocidad son las grandes virtudes de esta pareja que ahora probará la pista de Tokio bajo la mirada del seleccionador nacional Marcel Galván. «Nos aportará experiencia, no es competitivo», apuntilla Sergio Vallejo.

Estos dos palistas de Poio tendrán que ver si también tienen opciones de competir en C-1, una vez que logren la clasificación del C-2 para los Juegos. «Si el barco doble se mete y no hay ningún español en C-1 clasificado, habría la posibilidad de que nosotros compitiésemos en esa embarcación», señala.

Y es que el futuro del piragüismo local está pendiente de que se ajusten algunas clasificaciones de cara al preolímpico. Así, la palista de la Escuela de Piragüismo Ciudad de Pontevedra Antía Jácome es la segunda reserva después de haber ganado junto a su compañera Patricia Coco la final B en el Mundial de Szeged. Podrían entrar ya en la selección para Tokio gracias a los ajustes de puestos y embarcaciones en los que trabaja la Federación. Si no entran ahora, Jácome cuenta con lograr uno de los dos billetes en el preolímpico de mayo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Próxima parada: el test olímpico en las pistas de Tokio