Un estudio sobre contaminación de embalses no incluye el Umia

La Xunta dice que la presa de A Baxe, en Caldas, ya fue objeto de un trabajo similar


pontevedra / la voz

Siete embalses gallegos están a día de hoy en estado de alerta por la proliferación de cianobacterias. Unas algas microscópicas que con la subida de las temperaturas y el aumento de las horas de luz solar se multiplican en las presas, pudiendo llegar a amenazar la calidad del agua y obligando a reforzar los sistemas de depuración. El primer pantano en entrar en ese estado que decreta Augas de Galicia fue la presa de A Baxe, en Caldas de Reis. La Xunta activó la alerta hace ya dos meses, el 24 de junio.

En el caso de Caldas este problema medioambiental y de salud pública no es nuevo. Se repite cada verano desde el 2006 -se descubrió a raíz del incendio de Brenntag y posterior vertido químico al Umia- con mayor o menor intensidad a pesar del tratamiento con corteza de eucalipto que se aplica desde el 2011. Junto a la presa de A Baxe están en alerta por cianobacterias los embalses de Beche, Cecebre, As Forcadas, Ponte Olveira, Vilasenín y Zamáns. En todos los casos, menos en As Forcadas, se activó ese estado durante este mes de agosto.

La Xunta quiere estudiar por qué aparecen esas algas en las láminas de agua y proponer medidas para aplicar a cada caso concreto. Para ello se radiografiará la contaminación que amenaza el agua de doce embalses de la comunidad. Entre esos doce no está el del Caldas. Una decisión que no ha sentado bien en el Concello, pero que desde Augas de Galicia se justifica. «O encoro da Baxe xa foi obxecto dun estudo similar a partir do cal se propuxeron as distintas actuacións que logo se foron executando», es la respuesta que ofrecen desde la Consellería de Infraestruturas, departamento del que depende Augas de Galicia.

Este organismo ha contratado a la empresa Investigación y Proyectos S.L. un Estudo de detalle da orixe dos impactos e estado observado en determinados encoros de Galicia-Costa. El trabajo deberá estar terminado en febrero del 2021. Los doce pantanos que se analizarán son As Forcadas, Cecebre, Barrié de la Maza, Portodemouros, Beche, Ribeira, Eume, Santa Uxía, Fervenza, Sistema Vilagudín-San Cosmade, Río Covo y Eiras.

Además de ser un fenómeno natural, en la eutrofización de embalses influye de forma notable el aporte de nutrientes que llega a las láminas de agua. De ahí que el estudio contratado por la Xunta incluya también un análisis de los usos del suelo del entorno y del estado de los sistema de saneamiento colindantes.

En el caso de la presa de A Baxe, según los últimos análisis colgados en la Plataforma Galega de Información Ambiental (19 de agosto), hay presencia de cianobacterias en cuatro puntos de control. Son los situados en la presa (65.363 células por mililitro de agua), la cola (83.700), la captación de Segade (8.720) y la de Ponte Baión (500). El embalse está al 65,04 % de ocupación.

Juan Manuel Rey: «Que nos dejen fuera demuestra el interés que tiene la Xunta»

La decisión de Augas de Galicia de no incluir el embalse del Umia en el estudio que analizará los brotes de cianobacterias potencialmente peligrosas no ha sentado bien en el Concello de Caldas de Reis. El alcalde, Juan Manuel Rey (PSOE), aludió a este hecho para señalar la «falta de implicación» del Gobierno autonómico en buscar una solución definitiva al problema recurrente de eutrofización que sufre la presa y que afecta a los sistemas de depuración municipales. De momento el autolavado de los filtros de la ETAP ya se realiza dos veces al día y se ha renovado el carbón activo. En la recámara está la aplicación de ozono si la situación se complica.

«Que nos dejen fuera demuestra el interés que tiene la Xunta en solucionar el problema», señaló el regidor. Precisamente, hace un año, el Concello de Caldas creaba un comité de crisis para reclamar soluciones para el río y el embalse. Hace unos días, tanto desde el gobierno local como desde la oposición se reconocía que ese foro no había servido más que para visibilizar el problema y comprometer por parte de Augas de Galicia la reparación de la depuradora de residuales de Paradivas, en la parroquia de San Andrés. Unas obras que empezarán en septiembre.

Desde Augas de Galicia se considera que el tratamiento con corteza de eucalipto para minimizar las floraciones de cianobacterias ya no es experimental. Lo decía a finales de junio su directora, Teresa Gutiérrez: «La corteza ya no es experimental. La mantenemos porque llevamos muchos años con floraciones más bajas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un estudio sobre contaminación de embalses no incluye el Umia