La Guardia Civil del Mar denuncia dos embarcaciones de recreo cada tres días

Pontevedra, segunda provincia donde más inspecciones a estas barcas se realizan


Pontevedra / La Voz

La reciente muerte de un buzo en aguas de Sanxenxo destrozado por una embarcación ha puesto en el punto de mira la situación que viven los aficionados cada vez que realizan una inmersión. No cabe duda de que los riesgos se multiplican durante el período estival, momento en el que se incrementa el número de usuarios de embarcaciones de recreo, pero también la cifra de bañistas y, consecuentemente, de submarinistas.

Es por ello que, a lo largo de noventa y dos días, los tres meses comprendidos entre el 18 de junio y el 18 de septiembre, el Servicio Marítimo de la Guardia Civil intensifica los controles sobre estos medios de transporte, así como de las motos acuáticas. A este respecto, desde el instituto armado destacan que la de Pontevedra es la segunda provincia, después de Alicante, donde más inspecciones se realizan tradicionalmente en el ámbito de las embarcaciones deportivas y de recreo, mientras que en el caso de las motos acuáticas el podio lo copan Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria y Almería.

Atendiendo a los datos del verano del año pasado, en las Rías Baixas se denuncian a dos embarcaciones deportivas o de recreo cada tres días, toda vez se formularon un total de 66 propuestas de sanción en el marco de las 277 llevadas a cabo por los agentes de la Guardia Civil del Mar. La mayor parte de las infracciones detectadas, concretamente 55, fueron relativas a la póliza de seguro, mientras que media docena fueron por carecer del certificado de navegabilidad. Las cinco restantes estuvieron vinculadas con la titulación del piloto.

A este respecto, desde el instituto armado reseñaron que se presta especial atención a los certificados de navegabilidad, el justificante de pago de la prima del seguro en vigor y la titulación requerida según las características de la embarcación. Asimismo, se comprueba que este tipo de embarcaciones, al igual que la motos acuáticas, desarrollan su actividad en los espacios habilitados para ello.

Motos acuáticas

En el caso concreto de las motos, por su parte, la Guardia Civil realizó en el verano del 2018 un total de 46 inspecciones sin propuesta de sanción, así como otras veintiocho que determinaron la interposición de una denuncia administrativa. En veintiún supuestos fue por carecer de seguro, mientras que tres estaban relacionadas con las zonas y Peridis de navegación, y dos por carecer de titulación.

De igual modo, y al margen de la denuncia clasificada en otros conceptos, se tramitó una propuesta de multa contra una empresa de alquiler. Y es que, en el marco de esta campaña de control, se inspeccionan toda clase de establecimientos y negocios dedicados a esta actividad «con el fin de concienciar tanto a los profesionales como a los usuarios esporádicos de este tipo de actividades en el correcto desarrollo de las mismas».

Estos operativos, si tradicionalmente se han limitado a zonas costeras, se están expandiendo otros espacios como consecuencia del hecho de que, según exponen desde el instituto armado, «existen áreas interiores -pantanos, embalses o lagos-, donde también hay actividades recreativas de este tipo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Guardia Civil del Mar denuncia dos embarcaciones de recreo cada tres días