Hasta las ballenas azules vienen a por el marisco de las Rías Baixas

María Hermida
María Hermida PONTEVEDRA

PONTEVEDRA

BDRI O Grove

El instituto BDRI de O Grove avistó a un cetáceo de 22 metros a varias millas de las Cíes; el animal llega a las aguas gallegas en busca de alimentación

05 ago 2019 . Actualizado a las 18:24 h.

No existe ninguna duda de que Galicia en general y las Rías Baixas en particular son un paraíso gastronómico. Tanto es así que hasta las ballenas azules vuelven a la costa gallega, un año más, para buscar alimento. Fue el instituto BDRI de O Grove el que ayer mismo avistó a una ballena azul de 22 metros (el animal más grande del mundo) a varias millas de las islas Cíes.

Así que el portavoz de esta entidad, Bruno Díaz, afirmaba entre risas; «Parece una broma pero es tal cual, las ballenas también vienen a por el marisco de las Rías Baixas. Pero que quede claro que no entran en las rías, que están fuera, aunque popularmente nosotros decimos que vienen a las Rías Baixas. Vienen en busca de gambas de pequeño tamaño y el agua de esta zona es rica en ellas porque hay un afloramiento costero propicio para ello».

Junto a la ballena azul avistaron también un ejemplar de roncual común (el segundo animal de mayor tamaño). Díaz explicó que las ballenas llegan a Galicia dentro de su ruta migratoria para buscar alimentación. El instituto grovense lleva avistándolas desde el 2017 y esta es la primera vez que lo hace en el 2019. 

Nuevas especies en Galicia

Orcas y peces limón: Estos son los nuevos habitantes de las aguas gallegas

Xavier Fonseca

El océano no es ajeno al calentamiento global. De hecho, el noventa por ciento del calor extra de origen humano se encuentra en los mares de la Tierra. El aumento de la temperatura del agua está alterando las corrientes, los ecosistemas y los ciclos marinos, obligando a muchas especies a emigrar.

La costa de Galicia, situada en un cruce de caminos entre latitudes subtropicales y polares, está recibiendo la visita de ejemplares nunca vistos hasta ahora. Hace unos días Carlos Montes, patrón del Nuevo Vendaval, capturó en Sanxenxo un sapo lusitano. «Tiene un aspecto pelicular, con la boca muy grande. Su presencia es muy poco habitual ya que pertenece a aguas atlánticas africanas. La primera vez que se observó uno fue el año pasado», reconoce Xulio Valeiras, investigador del Instituto Oceanográfico Español, con sede en Vigo.

Seguir leyendo