PSOE y BNG sellan su pacto para la Diputación de Pontevedra

Los nacionalistas asumen que los socialistas podrían haber gobernado en solitario


pontevedra

Ya lo vino anunciando la presidenta de la Diputación de Pontevedra, la socialista Carmela Silva, a todo aquel que supiera o quisiera leer entre líneas cuando afirmaba que estaría encantada de estar otros cuatro años al frente de un bipartito. Ayer, David Regades, secretario general del PSOE en la provincia de Pontevedra, y César Mosquera, diputado provincial por el BNG y vicepresidente de esta Administración, rubricaron el pacto para reeditar el gobierno de coalición del pasado mandato.

Regades destacó que este acuerdo es fruto de la buena sintonía entre ambos partidos en estos cuatro años, al tiempo que se mostró convencido de que será «a antesala do pacto de goberno que vai haber dentro duns meses na comunidade autónoma para desaloxar ao Partido Popular do goberno autonómico». Añadió que el bipartito no solo fue un ejemplo de gestión y transparencia, sino que «erradicaron dunha vez por todas os fondos de libre disposición que tiñan os anteriores presidentes», así como «se desaloxou desta casa a arbitrariedade, o caciquismo e fíxose un modelo exemplar».

Los socialistas tienen claro que los diputados del BNG fueron socios leales capaces de superar las puntuales divergencias mediante el diálogo. Por su parte, César Mosquera, que repetirá como vicepresidente de la Diputación, no ocultó el hecho de que el PSOE, dado que quedó a un único diputado de la mayoría absoluta, pudo haber dado el paso de aspirar a gobernar en solitario, una decisión que, según dejó claro, «sería unha solución tan válida como outra calquera (...). Obviamente o BNG ía apoiar e votar a investidura da presidenta do PSOE».

No dudó en reconocer que la situación es muy diferente a la del 2015 cuando «era practicamente obrigado que se gobernara en coalición». Se optó, en todo caso, por mantener el bipartito introduciendo una serie de variaciones en el seno de las áreas de competencia dado el incremento de diputados en las filas socialistas y la pérdida de un escaño entre los nacionalistas. Así, el Bloque capitalizará, entre otras, las áreas correspondientes al Museo de Pontevedra, el Arquivo Provincial, movilidad alternativa y espacios públicos o residuos, mientras que el PSOE asume cooperación con los concellos, cultura, dotaciones educativas y en investigación, cohesión social y juventud, igualdad, deportes, infraestructuras y vías, turismo o empleo.

César Mosquera adelantó que una de las principales novedades que se introduce en el acuerdo marco está circunscrita a la ejecución de algunas partidas presupuestarias. Se incidirá en la corresponsabilidad de los ayuntamientos, toda vez que «temos un problema de execución do orzamento moi serio». Se trata de que los concellos aceleren los trámites administrativos de licitación de obras para que se pueda agilizar la transferencia de la partida económica correspondiente.

Entre los retos que se marcan para los próximos cuatro años, es lograr que la Xunta asuma las competencias impropias que ha asumido la Diputación, caso de la Escola de Cantería, el centro Príncipe Felipe o Mouriscade.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

PSOE y BNG sellan su pacto para la Diputación de Pontevedra