«Todo el mundo me ve más guapa y feliz»

Ella consiguió transformar su cuerpo y cambiar el DNI, pero sigue habiendo muchas batallas por librar en la defensa de los derechos del colectivo LGTBI. «Espero que la gente no se relaje», señala


redacción / la voz

Es una de las miles de personas en España que no cumple con los estereotipos de género y que ha decidido salir del armario para normalizar y dar visibilidad a la realidad que representa el colectivo LGTBI, también desde Pontevedra. Hace un año montó una plataforma llamada Género Diverso con el fin de ayudar a otras personas trans desde su propia experiencia y hoy, además, coordina la delegación de Avante en su ciudad. «Yo siempre noté que pasaba algo, ya desde los seis años, pero el momento de inflexión fue cuando empecé en el mundo laboral, cuando vi que me costaba mucho más afrontar esta etapa con el sexo que me asignaron al nacer». Y Ada dio el paso.

Inició un tortuoso proceso burocrático para cambiar el DNI -tardó cinco años en conseguirlo y, dice, tuvo suerte- y empezó a hormonarse. Como cabía esperar, al principio se encontró con reticencias en su entorno, pero con el paso del tiempo «la gente se adapta y lo celebra», relata. «Todo el mundo me dice que me ve más guapa y más feliz y yo me siento una persona nueva», añade.

Sin trabajo

Ada consiguió su objetivo, pero el suyo no ha sido un camino de rosas. Sufrió acoso escolar y discriminación, y la losa del rechazo sigue pesando en algunos ámbitos. Esta licenciada en Derecho de 29 años sigue sin encontrar empleo y está convencida de que su condición trans tiene mucho que ver en ello. «En nuestro colectivo hay un índice de paro muy alto y un 80 % está en riesgo de exclusión social».

Por eso y por otra muchas más cuestiones -dos lesbianas fueron brutalmente golpeadas el mes pasado en Londres y aún hay países en los que ser homosexual puede costar la vida- sigue siendo necesario salir a la calle cada 28 de junio, el Día Internacional del Orgullo LGBT. Ella está dispuesta a aportar su grano de arena desde el movimiento asociativo, hoy y durante todo el año, y está ilusionada, porque cada vez son más los aliados que encuentra por el camino.

¿Quién se iba a imaginar hace unos años que la bandera arco iris colgaría del balcón de un concello de cinco mil habitantes? «Para mí es una sorpresa el apoyo que estamos encontrando. El rechazo que veo es, muchas veces, por ignorancia, pero veo que la gente tiene afán de conocer», señala. Al entrar en este terreno, nuestra protagonista no deja de aludir a la importancia de educar en igualdad y tolerancia desde edades tempranas y saca a colación una anécdota que pone la esperanza en los niños.

¿Chico o chica?

«Hace dos años estaba en la piscina y una niña se me quedó mirando y me preguntó: ‘¿Tú eres chico o chica?’». Esa vez no hubo ni miradas indiscretas ni situaciones embarazosas, y esa es una victoria. «Cuantos más pequeños, más se fijan en que sean buena persona, sin más».

Los derechos del colectivo LGTBI avanzan pero, paralelamente, crece el discurso de la homofobia en algunos ámbitos. Preguntamos a Ada por el fenómeno Vox. «Es muy preocupante que tengan voz, haría falta una respuesta más contundente porque lo que dicen no son opiniones, van contra nuestros derechos. Es sangrante oír que se está invitando a los niños a ser gais o que traten de sacarnos la sanidad pública. Espero que la gente no se relaje. Conseguimos el matrimonio igualitario, pero nada está asegurado, por eso tenemos que movilizarnos todavía más».

Hay quien opina que en esta batalla hay un exceso de purpurina, escotes y plataformas, pero Ada cree que sigue siendo necesario hacerse ver y oír por todos los medios, como rezaba el lema de aquella campaña que recorrió el país en autobús. Asociaciones como Avante, Arelas, Gotas, Elas, Nós mesmas, Amizando, Chrysallis y Amizando están en la lucha desde la provincia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Todo el mundo me ve más guapa y feliz»