Cutura se despide de Pontevedra con su campus de balonmano

Reunirá en Los Sauces a un centenar de chavales, algunos de ellos de México


Cuando hace un año Davor Cutura llegó al Teucro pensó que su estancia en Pontevedra sería por un período largo de tiempo. La temporada ha dado para muchos y antes de hacer las maletas para Italia hará en su ciudad lo que mejor se le da, jugar al balonmano y enseñar a los niños a que se ilusionen con esta disciplina a través de su campus.

El jugador serbio presentó ayer en Los Sauces la novena edición de su campus. Y lo hizo con la persona que lo acompañó en sus comienzos en esta aventura y que ayer hacía su primera comparecencia pública como concejal de Deportes. Tino Fernández aseguró que no podía ser mejor punto de partida para esta segunda etapa suya que hablando de balonmano. «Esto empezou hai nove anos, había un oco importante que encher para os rapaces e rapazas que lle gusta este deporte e tiña posibilidades de crecemento», aseguró Fernández. De aquel primer campus a este han cambiado muchas cosas. Hoy son 107 niños los que se dedicarán al balonmano durante siete días.

Mañana por la tarde serán los primeros entrenamientos para dedicar el domingo a los grupos de tecnificación. A partir de ahí, cada uno trabajará en su puesto. «Es una responsabilidad tener tantos niños durante una semana, son 107, pero en total habrá entre 120-125 personas entre monitores y chavales. Estamos aquí por ellos y para ellos, estamos obligados a transmitir todas estas experiencias y ver la buena y no tan buena realidad del deporte profesional», señaló Davor Cutura, que aprovechó la presentación del campus para repasar su último año en las filas del Teucro. «A nivel personal ha sido un buen año, estuve seis años fuera y prácticamente obligado. Yo decía que nadie me sacaba de España, pero la situación económica nos obligó a eso y cuando surgió la posibilidad de volver al Teucro, lo hice. Yo ya sabía más o menos lo que me podría esperar aquí», indicó el máximo goleador de Asobal, que cerró la temporada con 200 goles.

Ahora se irá a Italia a explorar una nueva faceta como entrenador jugador. «Me ofrecieron un proyecto ilusionante, al principio me negaba, creía que no era el momento. Insistieron en que fuese allí para conocer todo de primera mano y cuando alguien se esfuerza y da todo por esto, es importante. Es algo nuevo para mi familia, otro idioma, otro país, otra cultura... no tienes nada que perder», comenta Cutura, que afronta esta nueva etapa con «ilusión». «Cuando llegué aquí hace un año, estaba convencido que iba a ser para un tiempo largo, pero decidí dedicarme a una profesión tan sorprendente a veces que tienen estas cosas», concluye el serbio, que durante una semana estará las 24 horas en el colegio Los Sauces.

Este año contará con representación mexicana y un entrenador de Brasil. No tienen becas para estos grupos internacionales lo que les obliga a duplicar esfuerzos. Les ayudan a minimizar los gastos, a pesar de dotar a los inscritos de ropa deportiva. Junto al colectivo de México, la mayoría de los jugadores son gallegos, aunque también hay representantes de Castilla y León y Asturias.

Durante estos días, los niños estarán alojados en la residencia de Los Sauces y aunque estarán centrados en el balonmano harán salidas a A Lanzada y Pontevedra para trabajar las dinámicas de grupo practicando otras disciplinas. «Agradezco a Davor Cutura que cuente con nosotros para esta experiencia, aquí defendemos la formación de los chavales y además de hacerlo en la parte educativa, nos gusta potenciarlo con la actividad deportiva», explica el director de Los Sauces, Manuel Casal, que hace una fuerte apuesta por el balonmano con el patrocinio del Cisne y la colaboración con el campus de Davor Cutura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cutura se despide de Pontevedra con su campus de balonmano