El Concello aplaude la variante de Alba aunque ve que el trazado elegido «non é a opción óptima»

Mosquera lamenta que la cerrazón de Fomento lastre el proyecto


Pontevedra / La voz

El Concello de Pontevedra recibió la noticia de la exposición al público de la variante de Alba entre la satisfacción por el avance, parece que definitivo, de un proyecto que lleva dando vueltas más de quince años y la decepción por el hecho de que el trazado elegido por la Xunta «non é a opción óptima» y no se encontraba entre las preferencias municipales. «É positivo que se faga -apuntó el concejal de Infraestruturas, César Mosquera-, porque levábamos moito tempo demandando esta actuación, pero valoramos a opción elixida como a menos mala, non boa».

El futuro vial tendrá apenas un kilómetro de longitud y conectará las carreteras de Santiago (N-550) y Vilagarcía (PO-531), entre A Cendona y Campañó, respectivamente. El nuevo vial discurrirá mucho más cerca del casco urbano de Pontevedra de lo que planteaba el Concello. A la espera del informe de los técnicos municipales, ya se baraja la posibilidad de apoyar la demanda de vecinos de Campañó de que se complemente la actuación con la urbanización del tramo de la PO-531 entre la futura rotonda de enlace y el colegio público Parada-Campañó con el fin de mejorar la seguridad vial en la zona.

Mosquera alabó que la Xunta «estudou e requeteestudou» las diferentes opciones de trazado, pero achacó al Ministerio de Fomento que no se pudiera optar por alguna de las propuestas más óptimas, que iban siempre más al norte, con trazados más cercanos al actual vial PO-225, que es el que será «sustituido» por la nueva variante. Fomento se negó a permitir la construcción de un rotonda en la N-550 más al norte del actual enlace con la PO-225 en Alba, y solo accedió a la propuesta de a Xunta que desplazarlo al sur, a las inmediaciones del supermercado DIA que hay en A Cendona. «É de lamentar esa cerrazón de Fomento, que non é unha decisión política senón técnica, xa que a Xunta mantivo contactos antes da moción de censura que levou ao PSOE ao Goberno e tamén despois», señaló Mosquera.

Desde el Concello de Pontevedra se llegó a pedir a Fomento la cesión de la N-550 hasta Alba con el fin de mejorar el proyecto, pero desde el ministerio se descartó el traspaso.

Senda peatonal

Al gobierno local de Pontevedra tampoco le satisface del todo la solución que pretende dar la Xunta a la demanda de seguridad para los peatones en la PO-225, ya que solo afectará a unos centenares de metros por los que discurre el trazado del camino Portugués. La Xunta podría ceder al Concello este vial una vez que se haya ejecutado esa senda peatonal -en principio se baraja que esté lista de cara al año santo 2021-, pero Mosquera lamentó que no se actúe en la totalidad de la PO-225 y con los criterios de seguridad peatonal que imprime al Concello a sus actuaciones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Concello aplaude la variante de Alba aunque ve que el trazado elegido «non é a opción óptima»