El «perriturismo» se consolida con ocho playas para canes en la provincia

Plataformas y buscadores promocionan arenales y hoteles aptos para mascotas


baiona / la Voz

Las mascotas ya son uno más de pleno derecho en la familia por lo que el movimiento pet-friendly (amigo de las mascotas) escala posiciones en el sector turístico. Los principales motores de búsqueda, tanto de viajes como de hoteles o plataformas especializadas multiplican las ofertas para aquellos que programan las vacaciones estivales con su mejor amigo, y el destino de playas dirige directamente la búsqueda a los únicos once arenales de la provincia de Pontevedra en los que los perros tienen derecho a poner las patas este verano. Son once en Galicia y los ocho pontevedreses se los reparten los municipios de O Grove, pionero en el turismo amigo de las mascotas, Cangas, Redondela, Vilagarcía y Vigo. Estas playas en las que los perros pueden nadar, correr por la arena, hacer agujeros o rebozarse vigilados por sus dueños sin temor a ser multados, mientras cumplan con las normas de cada arenal, se promocionan en decenas de plataformas, donde se buscan los destinos más apetecibles.

En compañía, en Cangas

En Cangas, donde esta prohibido pasear a los perros sin correa en todo el municipio, hace dos años que se volvió a habilitar la entrada a los animales de compañía en la playa de A Cunchiña, vigilada por dos policías, pero es solo ahí donde los canes pueden estar sueltos, siempre que sea bajo estricta vigilancia y se respeten las normas de higiene y seguridad. Es el único de los 38 arenales de su término municipal en el que se admiten perros y se encuentra frente a la antigua fábrica de Massó.

Los dueños de mascotas disfrutan desde el 2016 de un espacio para su disfrute en común en las playas de Cesantes y Chapela, en Redondela. La zona autorizada en Cesantes comprende unos 150 metros entre el lugar de Os Asteleiros y el entorno del hostal Antolín. En el caso de Chapela, el espacio apto para mascotas está en el paseo de Cardona, en una pequeña cala ubicada entre dos puertos deportivos.

Vigo se sumó al tren del turismo canino en mayo del año pasado, cuando abrió a las mascotas los arenales de A Foz y A Calzoa. La decisión desató quejas vecinales que el Concello desestimó y en enero el Valedor do Pobo le dio la razón a la administración municipal, refrendando la decisión de que las playas en la margen izquierda de la desembocadura del Lagares sean sitios de esparcimiento para los canes. En la ordenanza sobre tenencia de animales, publicada en el Boletín Oficial de la Provincia el 26 de julio del 2017, se señala que los canes que no estén clasificados como razas potencialmente peligrosas pueden circular libremente acompañados por sus dueños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El «perriturismo» se consolida con ocho playas para canes en la provincia