1995: Penas simbólicas para un atraco de película

1995


Aquel 12 de junio de hace veinticuatro años, el vigués Manuel Alfonso Casal y el bonaerense José Luis García Portabales se declararon culpables de haber sido los atracadores de la sucursal que el Banco de Galicia tenía entonces en la calle García Camba. Fue el colofón a un atraco de película que se había producido apenas unos meses antes, en febrero, y que terminó de forma espectacular con el arresto de los dos sospechosos en plena calle.

Provistos de guantes de cirujano y con el rostro cubierto con medias, los dos cómplices accedieron al interior de la entidad, donde García Portabales encañonó a una clienta con la pistola que portaba, mientras que su compinche se hacía con un más que cuantioso botín: 691.000 pesetas de la época.

Sin embargo, desconocían que la policía ya había sido alertada, por lo que ambos atracadores fueron detenidos.

Posteriormente, les cayeron penas que podrían considerarse simbólicas al tenerse en cuenta la existencia de una atenuante de drogadicción.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

1995: Penas simbólicas para un atraco de película