El coste de montar las elecciones supera los 175.000 euros en la ciudad

En la capital se establecerán 106 mesas, atendidas por algo más de 300 personas


pontevedra / la voz

Tirando por lo bajo y teniendo en cuenta solamente el gasto administrativo -luego se podrían añadir muchos gastos más-, la celebración de las elecciones municipales y europeas en la capital pontevedresa le cuesta al Estado unos 175.000 euros. Sale a unos 2,60 euros por cada persona del censo electoral. Ese dinero se invierte tanto en la adecuación de los colegios electorales como en el transporte de urnas, montaje y desmontaje de las cabinas y, por supuesto, en el pago de dietas quienes fueron designados como miembros de las mesas.

En la ciudad pontevedresa, mañana se abrirán un total de 63 colegios electorales. En ellos se colocarán 106 mesas distintas. Cada miembro de esas mesas cobrará unos 65 euros por doce horas de trabajo. Eso, sin contar la cantidad que el Estado pagará a mayores de su cobertura de la Seguridad Social y el coste que suponen las cinco horas de reducción de jornada a la que tienen derecho después de celebrarse los comicios. Teniendo en cuenta que en la capital trabajarán en las mesas algo más de 300 personas, para pagarles esos 65 euros a cada una hace falta un montante de 22.000 euros.

¿En qué se invierte el resto de los 175.000 euros? El Estado tiene que desembolsar otra cantidad importante para pagar a los representantes de la Administración. Son delegados institucionales, habitualmente funcionarios del Concello, que se encargan del traslado de las urnas, así como de ir comunicando cualquier incidencia en las mesas o, también, de comunicar la participación que se registra a determinadas horas, para que se pueda ir viendo si es alta o baja.

También se paga a secretarios municipales -en el caso de que actúen como delegados de las juntas electoraleS- y a funcionarios de la Administración de Justicia. Los sueldos más elevados de la jornada se los llevan el presidente y el secretario de la Junta Electoral de Zona, que percibirán 2.982 y 2.769, respectivamente, por su trabajo. Los vocales del mismo órgano cobran 766 y 1.278 euros. A mayores de estos conceptos que están estipulados claramente, habría que calcular lo que cuesta el dispositivo de seguridad que se establece para evitar incidentes durante la jornada laboral o el salario de los carteros que se encargan de entregar los votos por correo y llevar los sobres con las actas de cada mesa a la junta electoral.

En el conjunto de la comarca

Si en lugar de hacer el cálculo solo en la capital pontevedresa éste se extiende este a otros catorce municipios -Marín, Sanxenxo, Cerdedo-Cotobade, Bueu, Poio, Caldas, Cuntis, Ponte Caldelas, Moraña, A Lama, Barro, Vilaboa, Campo Lameiro y Portas-, la cifra mínima que desembolsará el Estado para montar las elecciones asciende a 425.000 euros. Cabe recordar que hace solo unos días se pagó otro tanto para votar en los comicios generales.

En el conjunto de los quince municipios citados se establecerán un total de 256 mesas electorales. Por tanto, en toda la comarca se moviliza a casi 800 vecinos para que sean vocales o presidentes de alguna de ellas. Unos y otros se pasarán el domingo a la sombra, tras las urnas. Cuando cierren los colegios, a las 20.00 horas, será el momento en el que tengan que hacer el recuento tanto del voto de las elecciones municipales como del de los comicios europeos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El coste de montar las elecciones supera los 175.000 euros en la ciudad