Un gran incendio obliga a desalojar a cien vecinos de un edificio en Marín

El fuego se inició de madrugada en el patio de luces y se extendió rápidamente a las viviendas. Dos de los residentes saltaron desde un segundo piso para escapar de las llamas

;
Incendio de un edificio en la calle Punariño de Marín Incendio de un edificio en la calle Punariño de Marín

Pontevedra / La Voz

La madrugada de ayer quedará, nunca mejor dicho, grabada a fuego en la memoria de los vecinos del número 14 de la calle Pumariño, en Marín; un inmueble con dos portales en los que viven unas cien personas. Pasada la una de la madrugada se inició un incendio en el patio de luces de uno de los bloques por causas que aún se investigan. El humo y las llamas alertaron a los residentes, que se fueron avisando unos a otros para salir a la calle. Todo fue demasiado deprisa y, cuando algunos vecinos quisieron salir, ya tenían las llamas en la puerta. «Mi tía y mi primo viven en el segundo y vieron que ya no podían salir por la escalera.

Así que se tiraron por la ventana hacia una finca que hay en la parte trasera, que tiene un poco menos de altura que la calle. Ella tiene unos cincuenta años, y el hijo, quince. El chico estaba muy asustado y le costó mucho saltar, no quería hacerlo», explicaba la concejala Marián Sanmartín, que estuvo toda la madrugada en el lugar. El marido de la mujer que saltó se quedó en casa, tratando de salvar el piso. Arrancó las cortinas, separó las colchones de las llamas e intentó proteger a dos perros. Luego, lo ayudaron a dejar el inmueble.

En total, fueron desalojados unos cien vecinos, que seguían incrédulos la galopada del fuego. Las llamas se iniciaron en el patio de luces y, al principio, parecía que la cosa no iba a pasar de ahí, tal y como explicaban los bomberos de O Morrazo. Pero el hecho de que el patio tuviese techumbre en lo alto hizo que el humo no tuviese salida y el fuego se propagó a varias viviendas, ennegreció la fachada interior, rompió cristales, puertas y ventanas y dejó calcinados varios pisos, sobre todo en las plantas superiores. La virulencia de las llamas fue tal que alcanzaron el otro portal de viviendas, que solo se había desalojado por precaución.

Los bomberos de O Morrazo trabajaron durante horas y tuvieron que pedir refuerzo a los de Pontevedra y O Salnés. Aun así, ayer la imagen del edificio era calamitosa, sobre todo en la parte que da al patio de luces. El Concello de Marín se encargó de que los vecinos desalojados tuviesen algún lugar donde pasar el resto de la madrugada. Buena parte de ellos se marcharon con parientes o amigos. Pero seis familias fueron a dormir a un hotel.

Desafortunadamente, y tal y como señalaban ayer desde el gobierno local, tendrán que pasar más días fuera de sus casas. «Por ahora no pueden volver, les dejaron ir a coger algunas cosas, pero hay que hacer revisiones y hay viviendas muy afectadas. Y tienen que pasar los peritos de los seguros y la Policía Científica. Pusimos a su disposición un hotel y nos encargaremos de que un restaurante les sirva la comida de forma diaria», indicó la edila Marián Sanmartín.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un gran incendio obliga a desalojar a cien vecinos de un edificio en Marín