Un radar refuerza la seguridad en un tramo con tres muertes

Tráfico intensifica la vigilancia en este punto de la N-550


Pontevedra / La voz

Un tramo pontevedrés de la N-550, concretamente el que discurre por buena parte de la parroquia de Cerponzóns, acumula en los últimos meses tres accidentes mortales e innumerables siniestros con heridos o daños materiales. Esta circunstancia ha propiciado que la Guardia Civil de Tráfico hubiese intensificado la vigilancia de esta zona, ya fuera con patrullas móviles o con la habilitación de controles preventivos.

Estos controles pusieron de manifiesto que, en principio, no se podía achacar la elevada siniestralidad al asfalto o a las condiciones meteorológicas, por lo que se estima que esta situación pudiera derivarse de otros factores, como despistes o velocidades inadecuadas. Para actuar frente a esta última contingencia, Tráfico ha decidido instalar en los últimos días un radar fijo que las fuentes consultadas enmarcar en el plan especial de la DGT para llevar este tipo de dispositivos a carreteras convencionales de doble sentido, las cuales acumulan ocho de cada diez muertes al volante.

Equipado con una pequeña placa solar, el radar instalado en Cerponzóns dispone de la tecnología más reciente para captar los excesos de velocidad con una mayor exactitud, al tiempo que se mejora la capacidad óptica para tomar imágenes de los vehículos infractores en movimiento. Asimismo, según añadieron estas fuentes, su diseño y estructura permite que se pueda desplazar a otros puntos en función de las necesidades del tráfico.

El objetivo con esta instalación es minimizar el riesgo de nuevas muertes en este tramo, la más reciente de las cuales se produjo el pasado 25 de marzo al colisionar un turismo conducido por una vecina de Caldas contra un camión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Un radar refuerza la seguridad en un tramo con tres muertes