Pontevedra es la ciudad que menos marca la casilla solidaria en la renta

Pese a ir por detrás del resto de las urbes gallegas, hay bastantes más pontevedreses que dan su dinero a fines sociales que a la Iglesia; un 39 % no elige ni una ni otra cosa


pontevedra / la voz

La campaña de la declaración de la renta está en pleno apogeo. Gran parte de los contribuyentes estarán estos días repasando el borrador. Lo que más les preocupará, con toda lógica, es si les sale a pagar o a devolver. El resto, a menudo, se hace de corrido. O no. Cada vez hay más personas que reflexionan sobre qué hacer con esa pequeña parte de los impuestos -del IRPF, concretamente- para los que el Estado da distintas opciones, bien marcar la X solidaria, la que destina fondos a fines sociales, bien aportar dinero a la Iglesia, hacerlo a ambas causas o dejar que sea la Administración la que decida. Pontevedra, a tenor de los datos de la última campaña de la renta cerrada que facilita EAPN-Galicia-Rede Galega contra a Pobreza, basándose a su vez en las cifras de Hacienda, es la ciudad que menos marca la X solidaria. Es más, está por debajo de la media gallega en cuanto a aportaciones para fines solidarios en la renta.

Vayamos al inicio. En la declaración, pueden tomarse cuatro opciones. Si se marca únicamente la casilla 106, el 0,7 % del IRPF del contribuyente va para fines sociales. Puede tomarse la alternativa de marcar la 105 y la 106. En este caso, y sin que le cueste nada a mayores al ciudadano, un 0,7 % va para fines solidarios y otro tanto para la Iglesia. Algo más 54 % de los gallegos eligieron una de esas dos vías el año pasado, es decir, más de la mitad de la comunidad aportó dinero para las causas solidarias. Sin embargo, en el caso de la delegación de Hacienda de Pontevedra, ese porcentaje se reduce al 52,57 %. Está por detrás del resto de ciudades gallegas. Es decir, en Pontevedra hay menos aportaciones para fines sociales que en el resto de las urbes de la comunidad. La comparativa con Vigo es especialmente significativa. No en vano, más allá del puente de Rande marcaron la X solidaria el 58,43 % de los contribuyentes.

En números absolutos, en Pontevedra el año pasado hubo 98.162 personas que marcaron exclusivamente la casilla solidaria, la de fines sociales (el 38,9 % de los contribuyentes); hubo otros 21.247 ciudadanos que pidieron que se dé su dinero únicamente a la Iglesia (el 8,4 %) y otras 34.298 personas eligieron las dos vías, la de que vaya un 0,7 % para la causa religiosa y otro tanto para los fines solidarios.

Un total de 2,6 millones

Por último, la opción más elegida, por la que optaron 98.241 personas (el 39 %). ¿Qué hicieron? No marcaron ni una ni otra casilla, así que esa pequeña parte de sus impuestos va para gastos generales del Estado, siendo la Administración la que decide.

En la delegación pontevedresa de Hacienda, teniendo en cuenta que hubo 251.948 contribuyentes, la recaudación que podía ir a fines sociales o a la Iglesia era de 4,4 millones. Pero, dado que un porcentaje tan significativo no marcó ninguna de las casillas, para causas solidarias únicamente se lograron 2,6 millones de euros, según los datos de EAPN-Galicia-Rede Galega contra a Pobreza. Precisamente, este colectivo tiene en marcha una campaña para animar a los contribuyentes a poner la X en la casilla de la solidaridad. Hacen hincapié en los muchos colectivos a los que se ayuda con este gesto.

Colectivos de personas con discapacidad se benefician de esta recaudación

¿Qué ocurre con ese dinero que los contribuyentes destinan a fines sociales en la declaración de la renta, con ese 0,7 % solidario? Desde el año pasado, es la Xunta de Galicia la que se encarga de su distribución entre numerosos colectivos. Desde EAPN-GALICIA-Rede Galega contra a Pobreza dan cuenta de cuáles son esas entidades y qué hicieron con las aportaciones de los contribuyentes. En esa lista están algunos colectivos bien conocidos en Pontevedra por su labor social, como es el caso de Amencer-Aspace o Down Xuntos.

Así, desde EAPN-Galicia señalan que en el caso de Aspace, la red a la que pertenece Amencer -con centros en Campolongo y Pontemuíños-, ese dinero procedente de las declaraciones de la renta les sirvió, entre otras cosas, para poner en marcha programas de atención a domicilio, planes de atención temprana para niños afectados con parálisis cerebral o actividades de respiro familiar. En el caso de la Federación Down Galicia, a la que pertenece Xuntos Down Pontevedra, el dinero de la X solidaria les sirvió para ayudar a pagar al personal de sus centros o para poner en marcha programas que mejoren la calidad de vida de las personas con síndrome de Down.

Igualmente, ese dinero también fue a parar a otros colectivos como Fademga -una entidad a la que está ligada la asociación Juan XXIII- , la Fundación Secretariado Xitano o el colectivo de atención a niños y familias en riesgo de exclusión social Meniños. Todos ellos tienen sede en la Boa Vila y cuentan con centenares de usuarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Pontevedra es la ciudad que menos marca la casilla solidaria en la renta