El emperador del lanzamiento

Davor Cutura es el máximo goleador de Asobal en un Teucro en descenso


pontevedra / La Voz

Son 171 goles en 24 partidos. Una media de siete tantos por encuentro avalan el trabajo de Davor Cutura en el Teucro. El serbio se ha colgado el título de emperador de Asobal. No hay quien le tosa en la lista de máximos goleadores ni en su propio equipo. Si la veteranía es un grado, él los tiene todos colgados. A punto de cumplir los 40 años lleva las riendas de su equipo y hace que los rivales le teman, especialmente en el lanzamiento exterior, con 66 disparos.

Y es Cutura tira a dar en la pista, pero no le gusta que los números den épica a su carrera. Ya no le gustaba cuando hace unos meses superaba la prestigiosa lista de los 1.600 goles en Asobal. «No me gusta hablar de mis méritos individuales en un trabajo colectivo, son muchos los contribuyen a eso, en todo caso tendrán que ser el resto los que me valoren», reconocía ayer Davor Cutura, que siempre tiene en la boca el agradecimiento a su familia como motor de su éxito. «En primer lugar se lo debo todo a mi familia, a mis hijos a mis padres y a mi mujer. Quiero que disfruten al máximo de mis últimos años de carrera, en estos momentos para mí es importante poder rendir tan alto», explica el primera línea serbio, que se vino a Pontevedra procedente del Limoges francés para poder disfrutar de las dos cosas más importantes de su vida, el balonmano y sobre todo, su familia.

Cada sábado lo arropan en el Municipal esperando que sus goles sean además un impulso al resultado final. No está pasando. El equipo se encuentra en penúltima posición a cuatro puntos del Cangas, con el que todavía tienen que medirse antes de que acabe la competición.

Malos resultados

El último empate en Alcobendas supuso en golpe fuerte en la moral y expectativas del equipo. Tiene al máximo goleador de la categoría, pero no es suficiente para levantar al Teucro. Cutura reconoce que «no tiene que ver los goles con que estemos en está situación, me da pena por el club y por los chavales». Le mueve la ambición, la pasión la ilusión y el sacrificio. Pone de todo esto en la pista, pero quizás sea este último aspecto el que reconoce que ya está en lo más alto. Siempre recuerda que sacrificó mucho en su vida deportiva para poder estar con su familia.

Dejó a un lado el aspecto económico y después de varios años en Francia, prefirió que estar cerca de su familia aunque eso supusiese reducir sus ingresos deportivos. Optó por el Teucro como la mejor de sus opciones para despedirse del balonmano activo. No sabe cuándo llegará esa fecha, pero si no se le abre un proyecto esperanzador por delante, igual estamos ante su última temporada. En un momento de naufragio en la clasificación, el jugador serbio espera poder remontar en la resta final del campeonato. Este sábado reciben al Liberbank Cuenca con la obligación de sumar los dos puntos. Casi no hay otra posibilidad para evitar una rendición prematura. «Hay que ser optimistas para poder conseguirlo, yo lo soy», reconoce el máximo goleador de Asobal, que está a cuatro goles de Leonardo Dutra, del Cuenca, al que se enfrentará el próximo sábado.

A los azules les quedan por delante cinco partidos y cada uno jugará ese papel de final. Y si no se puede lograr la salvación, Davor Cutura es claro: «Aunque descienda, es un equipo que va a volver a Asobal». Goles no le faltan, si acaso le sobran unos cuantos en contra. El Teucro es el equipo de la categoría que más tantos ha encajado. Lleva 781 frente a los 660 que ha anotado, un 25 % con denominación de origen serbia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El emperador del lanzamiento