Peregrinos a raudales por Pontevedra... y también despistados

Además del aluvión de caminantes que siguen al dedillo las flechas el Camino Portugués, vuelve a haber personas que se equivocan y enfilan la carretera PO-531


Pontevedra

Tal y como se preveía, la Semana Santa está multiplicando el número de peregrinos que pasan por Pontevedra, Barro y Caldas haciendo el Camino Portugués.De hecho, en Pontevedra fue necesario abrir el pabellón de deportes para dar cabida a varios grupos. Hoy mismo podía verse una afluencia importante de caminantes en el puente de O Burgo, en plenas obras. 

La gran mayoría siguen perfectamente las flechas amarillas que hay cada pocos metros para ir desde Pontevedra en dirección a Caldas, pero, una vez más, llama la atención la cantidad de caminantes que se despistan. Así, tanto ayer como hoy había varios grupos de peregrinos andando por la PO-531, la carretera que va a Vilagarcía y que queda fuera de la senda jacobea. Algunos se desvían para ir a algún local de restauración, pero otros simplemente se despistan y, sin saber muy bien cómo, acaban en este vial, volviendo luego a tomar el Camino de Santiago en cuanto caen en el error. 

Por otra parte, los peregrinos, a su paso por Barro, estrenan ya la senda que se hizo en San Amaro para evitar que vayan por medio y medio del vial. El Concello agradece que se haya ejecutado esta actuación pero insiste en que está pendiente la colocación de una señal advirtiendo de un cruce peligroso y alguna otra mejora. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Peregrinos a raudales por Pontevedra... y también despistados